Con gran preocupación advertimos el último domingo, en el Gran Diario Argentino, una entrevista a Mauricio Macri en la junto con hablar de sus intenciones de perpetuarse democráticamente en el poder –en lugar de ver cómo resuelve los problemas que generó a millones de argentinos–, volvió a referirse a la Tupac Amaru como una organización armada. Nos parece irresponsable que un Presidente de la Nación exprese tamaña barbaridad.

En primer lugar, porque es falso; en segundo lugar, porque no tiene una sola prueba que permita sostener ese disparate; tercero: porque nuestra organización, que tiene 10 presos políticos desde hace nueve meses, jamás ha realizado una acción armada o reclamo violento.
Nos preguntamos si detrás de esto no querrá el señor Presidente distraer a la opinión pública para no cumplir con el fallo de la ONU. O, peor aún, si no estará buscando una justificación para sacar a los militares a la calle.
Desde la Tupac Amaru iremos nuevamente a la justicia federal a denunciar a Mauricio Macri, como lo hicimos cuando hizo declaraciones de la misma naturaleza en el programa de su periodista militante Luis Majul. Por la seguridad de nuestros compañeros le exigimos al Presidente que se rectifique, puesto que es muy grave decir que en la Argentina hay una organización armada.
Por otra parte, nos queremos referir al “informe” que presentó el domingo el señor Jorge Lanata y la reproducción automática de la “información” en los diarios Clarín, La Nación e Infobae, que demuestran la convivencia de estos medios con el plan del gobierno de Cambiemos de dilatar con cortinas de humo el cumplimiento de la Resolución de la ONU que exige la inmediata liberación de Milagro Sala.
Con sólo ahondar en dos cuestiones alcanza para demostrar la falsedad del informe. Primero: el único documento que acredita la propiedad de una vivienda es la escritura. El título de cualquier vivienda social es emitido por el respectivo gobierno provincial que, además, es el dueño de las tierras sobre las que se construyen las casas. Las cooperativas, que son las que edifican las viviendas, elevan propuestas a los respectivos Institutos de Vivienda y a las municipalidades que son también firmantes de los convenios. Pero, en definitiva, quien tiene la última palabra es el Poder Ejecutivo, que es el único ente habilitado para entregar dichos títulos. La Tupac Amaru jamás emitió una sola escritura porque, centralmente, no es legalmente posible hacerlo.
La segunda cuestión: el informe se refirió a un supuesto jefe de prensa de nombre José Luis Sánchez. Esa persona jamás integró la organización. Quien ejerce ese cargo necesariamente tiene que tener comunicación con los periodistas a través del envío de comunicados, llamados telefónicos, encuentros. ¿Puede confirmar algún periodista de la Argentina haber recibido una comunicación fehaciente, real, con el contacto de esta persona? ¿Alguno tuvo contacto con nuestra organización a partir de esta persona? Si fue jefe de prensa, ¿porque nadie del medio lo conoce?
En el informe aseguran que este tal Sánchez, a quien no conocemos, era valijero de la Tupac Amaru. Pero, qué casualidad, este hombre es concejal de Cambiemos y tiene fotos con la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Según el diario La Nación, la Tupac Amaru “infiltró” a esta persona en Cambiemos, pero la Tupac Amaru no existe en Ituzaingó.
Desde la Tupac Amaru le pedimos al señor Mauricio Macri que en lugar de desplegar estas operaciones mediáticas berretas cumpla con la Resolución de la ONU, que libere a Milagro Sala en forma inmediata, que garantice la institucionalidad democrática en el país y que deje de responder a los caprichos del administrador de la provincia de Jujuy que ha expuesto al país entero a un papelón internacional del que no se tiene memoria desde la última dictadura cívico militar.

* Coordinador Nacional de la Tupac Amaru.

Portada del sitio || Enfoque || Cortinas de humo