Seis de los 21 directores cesanteados de Radio Nacional visitaron la CTA de los Trabajadores y luego de reunirse con Hugo Yasky e integrantes de la Mesa Nacional, participaron de una conferencia de prensa en el salón Germán Abdala.

Entre las y los trabajadores despedidos de 15 provincias, estuvieron presentes Itumelia Torres de Iguazú - Misiones; Ernesto Espeche, Mendoza; Matías Ciampini, Neuquén; María Eugenia Cisneros, Córdoba; Federico Sánchez, Zapala - Neuquén, y Wences Rubio de San Luis.

Por parte de la CTA participaron, además del secretario general, Hugo Yasky; el secretario de Organización, Gustavo Rollandi; Carlos Girotti, secretario de Comunicación; Francisco ’Tito’ Nenna, integrante de la Mesa Nacional, y Eduardo Pereyra, secretario de Relaciones Internacionales de la Ctera.

Hugo Yasky se refirió a los despidos por parte del director de Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado (RTA SE), Miguel Pereira. “Estamos en presencia de trabajadoras y trabajadores de Radio Nacional que en este momento están denunciando un claro acto de persecución política, de ataque a la libertad de prensa y de represalia por parte de las autoridades de RTA SE”, sentenció Yasky y agregó: “Se trata de empleados de la emisora que accedieron por concurso, que tienen largos años de trayectoria en la misma y que sin razones han sido cesanteados en un claro acto de revanchismo y de persecución política, lo que contradice los supuestos propósitos de respetar la expresión de todas las voces, la libertad de prensa y todo lo que se suele esgrimir en términos de alentar el pluralismo y la expresión de las ideas”.

Luego tomaron la palabra dos de los damnificados: Itumelia Torres, ex directora de Radio Nacional Iguazú, y Ernesto Espeche, ex director de Radio Nacional Mendoza. Espeche hizo mención de la persecución ideológica a los trabajadores y del vaciamiento que están sufriendo las emisoras en todo el país: “Estos despidos son parte de una política de vaciamiento de los medios públicos que no se da en un contexto aislado, que tiene que ver con que las emisoras públicas de todo el país están sufriendo, además de hostigamiento y persecución ideológica, vaciamiento en sus contenidos, una baja notoria en la producción local y una idea de medio público que básicamente se va centrando en ser cada una de las emisoras de todo el país cada vez meras repetidoras de LRA1 (Buenos Aires)”.

Además Espeche agregó: “Nosotros entendemos que esto es persecución ideológica porque de alguna forma expresamos cada uno de nosotros, que somos trabajadores de la radio, que accedimos según la normativa vigente y que estamos en la planta desde ese lugar, por haber expresado un modelo de comunicación distinto, que no se corresponde con este modelo de comunicación pública que está llevando adelante la Alianza Cambiemos. Es una manera de entender el pluralismo muy particular la que tienen porque este pluralismo no resiste compartir el aire con otras voces, no resiste articular el pensamiento, las ideas y los contenidos con ideas que sean contrarias, parcial o totalmente, a las ideas que ellos vienen planteando; y ese es el pluralismo del que nos hablan”.

Asimismo, el ex director de Radio Nacional Mendoza hizo alusión a la lista negra de Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, que fue revelada por El Destape Web y en la que figuran los nombres de los 21 despedidos. “Con ese mismo cinismo hoy elaboran esta lista negra que nos lleva a recordar las épocas más oscuras de nuestro país y lo están haciendo de una manera absolutamente abierta. Ellos reconocen que son despidos políticos y que tienen que ver con razones políticas. Llaman ’necesidades operativas’ pero detrás de eso lo que se esconde es una persecución y un hostigamiento que es el que venimos sufriendo hace ya bastante tiempo en la radio. Por primera vez se vuelve a despedir trabajadores de planta en la radio pública después de muchísimo esfuerzo para que crecieran, se desarrollaran y tuvieran programación local. Se está volviendo a la política de vaciamiento de los años 90 en donde las radios públicas quedaron prácticamente en el olvido”.

A su vez, la ex directora de Radio Nacional Iguazú señaló: “Desde el primer día en que se decidió tomar parte en los medios públicos en la Argentina, nosotros en nuestras Radios Nacionales, en los lugares más recónditos del país que estábamos, como bien decían, expresando con nuestras propias voces, nuestras propias tonadas, particularidades, el pensamiento y la acción, la vida pública de los ciudadanos de ese lugar, de repente se encuentran que nuevamente hay otro medio más de los tantos que tienen hegemonía en el país que les cuentan lo que pasa en la 9 de Julio, en el Obelisco, mientras al lado nos están pasando los elefantes en nuestras localidades y la radio pública no se entera. Entendemos que es persecución política desde el momento en que quienes nos han sucedido en los cargos como directores no han cumplido con la normativa vigente de acuerdo a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), han sido designados de acuerdo a arreglos políticos y no tienen prácticamente, en la mayoría de los casos, relación con medios de comunicación. Ha caído notablemente la calidad de la poquísima producción que se está emitiendo en las radios públicas. De hecho, el primer caso de persecución política ha sido bajar y desmantelar todas las producciones que estaban al aire en las cuales se encontraban programas de derechos humanos que hacían seguimiento en los juicios por delitos de lesa humanidad, se han bajado programas como en las zonas de fronteras que nos relacionaban directamente con nuestros hermanos de los países vecinos, se ha bajado programación que contaba la realidad latinoamericana, se ha bajado programación que contaba la realidad de cada una de nuestras provincias, porque construíamos programación efectivamente federal, con panoramas de noticias de cada una de las provincias.”

Torres también se refirió a la lista negra de Lombardi y a la destrucción de los medios públicos en Argentina: “Entendemos que es persecución política en tanto y en cuanto cada uno de nosotros hemos ejercido la función en la dirección de Radio Nacional a partir fundamentalmente de la LSCA, y plantear que en esa lista negra en la que nos encontramos nosotros, cada uno de nosotros los que fuimos responsables de emisoras en el momento de la reconstrucción, probablemente histórica, en Radio Nacional, es decir ’quienes representaron ese proyecto definitivamente no pueden tener lugar en el momento en que estamos (el gobierno) nuevamente destruyendo los medios públicos en la Argentina’”.

Matías Ciampini, ex director de Radio Nacional Neuquén describió que la primera medida por parte del gobierno de Mauricio Macri fue la eliminación de una de las dos frecuencias de Radio Nacional. “La nueva gestión avanzó en distintas cuestiones, entre ellas, en la programación, sacando una de las dos frecuencias, AM y FM, que tienen cada una de las 49 emisoras. La primera decisión que tomó este gobierno fue que en una de esas dos frecuencias salía sí o sí LRA1 de Buenos Aires, retransmitida para todo el país; o sea que ya se bajó la mitad de las frecuencias”.

Respecto de los despidos, Ciampini afirmó: “Mediante una persecución política atroz se armó una lista negra por la cual se digitó a 21 compañeros trabajadores de la radio que en algún momento de su carrera cumplieron funciones de director de distintas emisoras y los echaron sin siquiera respetar la ley, sin hacer un sumario administrativo como rige el estatuto de RTA y la verdad que han expresado claramente que lo que hicieron fue un despido por razones políticas, así que eso nos lleva a lo peor de nuestra historia agravado porque se está dando en una situación de una república, un estado democrático con un gobierno elegido democráticamente y es preocupante y gravísimo que evada la ley constantemente”.

Miguel Pereira, director de RTA SE fue quien firmó una resolución para justificar los despidos, la cual no ha llegado aún a manos de los trabajadores. Los cesanteados sólo recibieron un telegrama de despido donde no figuran los motivos ni el monto de la indemnización. “Él fue el único que firmó la resolución que todavía no nos ha llegado. Sólo nos han llegado los telegramas pero no nos han mostrado la resolución protocolizada del acto administrativo que firmó Pereira, que también creemos que tendría que formalizarse y darse a conocer. Estamos esperando eso. Lo único que nos ha llegado son las cartas documento a cada uno con un despido sin causa esgrimiendo que nos desvinculan de RTA”.

Por otro lado, el ex director de Radio Nacional Neuquén se refirió al cálido recibimiento por parte de la CTA a los trabajadores despedidos: “Hemos sido recibidos con los brazos abiertos, con las orejas abiertas y hemos tenido un diálogo y una charla muy profunda con Hugo y el grupo de compañeros de CTA que lo acompañó en la reunión que tuvimos explicando la situación y comprendiendo que esto es un problema puntual de 21 personas pero que va más allá de eso y que tiene que ver con el vaciamiento de los medios públicos, con una nueva guía que está poniendo este gobierno para achicar el Estado. Estos 21 despidos pasan a engrosar todos los despidos que ha habido en el Estado dentro de lo público pero también dentro de lo privado por las políticas que está llevando adelante este gobierno”.

Para concluir, Yasky manifestó que la CTA de los Trabajadores va a accionar ante las autoridades nacionales. “Vamos a reclamar en el Senado y en Diputados que la Comisión que debe atender la libre expresión dé tratamiento a esta situación gravísima. También expresar la solidaridad con las compañeras y compañeros trabajadores. Está en juego el legítimo derecho al trabajo en un marco de libertad pero está en juego también la democracia, que está vulnerándose toda vez que hay persecución política, discriminación o intento de cesantear simplemente porque quienes han sido puestos en la lista negra supuestamente piensan de manera distinta que quienes gobiernan. Hay que respetar las distintas miradas y esto es lo que reclamamos”.

Portada del sitio || La Central || Despedidos de Radio Nacional en la CTA