GIF - 689.3 KB

A 2 años de Ayotzinapa: Memoria, Verdad y Justicia por los 43 estudiantes desaparecidos y asesinados por Fuerzas Policiales #Mexiconosduele

13:50 - 26 septiembre 2016

Firmamos la solicitada pidiéndole al juez Claudio Bonadio que #EntreguenLasCunitas, para que los privilegiados sigan siendo los niños.

13:50 - 26 septiembre 2016

Pareciera que en vez de un país @mauriciomacri preside un simulacro a escala de la Argentina, que los asesores le inventan.

14:54 - 23 septiembre 2016

Con @CFKArgentina, tras la fructífera reunión hoy en el @inst_PATRIAar entre la ex Presidenta y la Mesa Nacional de la @CTAok.

14:51 - 23 septiembre 2016

Portada del sitio || La Central || “Logran superávit en base al ajuste”

En el marco de la protesta que los gremios bonaerenses preparan para el martes 12, Baradel advierte que los aumentos salariales “ya quedaron por debajo de la inflación” y que la gobernación “no invierte lo necesario” para resolver los problemas sociales.

Los gremios estatales bonaerenses preparan una nueva jornada de protesta para el 12 de julio, tras denunciar que la gobernadora María Eugenia Vidal le está dando otra vuelta de tuerca al ajuste. “La gobernación se vanagloria porque en el primer semestre, dice, logró un superávit de 1930 millones de pesos... mientras están frenadas las obras que necesitan las escuelas, en los hospitales faltan insumos, dio aumentos salariales por debajo de la inflación y los chicos no tienen cupos en los comedores escolares”, señala Roberto Baradel, secretario general de la CTA de la provincia y titular de los docentes del Suteba. En la movida los estatales realizarán un paro de 24 horas y se sumarán docentes, judiciales y médicos de los hospitales públicos.

–¿Cuántos chicos esperan, según el Suteba, un cupo en los comedores escolares?

–Hoy están yendo un millón y medio; nosotros creemos que hay que elevarlo en un 30 por ciento. Hay muchos papás que tenían trabajos precarios, que vivían de changas, y en estos meses los dejaron de tener; sus chicos necesitan que los comedores los reciban. En algunos lugares, como La Matanza, es más pronunciado, de un 50 por ciento; en otros distritos llega al 10; el promedio es de un 30 por ciento en la provincia.

–El Día de la Bandera, una delegación de Suteba logró darle a Vidal, mientras visitaba una escuela privada, un petitorio...

–Sí, con estos reclamos: comedores, infraestructura, nombramientos de cargos docentes, porque el 50 por ciento de las escuelas no tiene equipos de orientación escolar que acompañen a los chicos ante situaciones sociales o de violencia...

–¿La gobernadora no atiende por la vía formal estos pedidos?

–No les está dando respuesta. Entonces, por un lado le dice a la ciudadanía que se está ocupando de los problemas de la gente y, por el otro lado, lo que pasa realmente es que no lo hace. Hasta un punto le echaban la culpa a la ‘pesada herencia’, pero ahora ya van seis meses de gobierno y no están invirtiendo los fondos necesarios para resolver estos problemas.

–Sobre los comedores, por ejemplo, la gobernación señala que subieron el monto per cápita...

–Hasta mayo pagaban 6 pesos por chico. A partir de mayo lo llevaron a 12 pesos, pero sigue siendo muy poco para darle de comer a un chico... Para darse una idea, en la Ciudad de Buenos Aires se destinan 40 pesos por alumno. Por eso, cuando se vanaglorian porque en el primer semestre dicen que lograron un superávit de 1930 millones de pesos... eso es porque no ponen lo que se necesita en los comedores, están frenadas las obras de infraestructura para las escuelas, no nombran cargos docentes, los hospitales están paralizados por la falta de insumos. Entonces, logran un superávit pero a base del ajuste. Y no resuelven los problemas más acuciantes, como que los chicos no pasen frío en las aulas, o que tengan cupos en los comedores... Estuvieron tres meses de conflicto con los estatales, médicos y judiciales. Entonces, es un superávit a costa de dejar los sueldos por debajo de la inflación. Y vemos además que la gobernadora pasó de tener una actitud comprensiva frente a la sociedad, a defender las políticas más duras del ajuste del gobierno nacional.

–¿Por ejemplo?

–Por ejemplo, justificó con el presidente Mauricio Macri en Cresta Roja el veto de la ley antidespidos. Eso afecta a miles de bonaerenses. Y justificó –lo que nos llamó la atención por su grado de insensibilidad– los aumentos de los servicios, cuando dijo ‘nos quisieron hacer creer que podíamos tener luz, gas agua sin pagar tarifas reales. ¿Qué quiere decir eso? Hay servicios básicos esenciales que son parte del derecho de una persona, si no, el que tiene plata accede y el que no, que se arregle. El día que la gobernadora hizo esas declaraciones, una nena en Lanús falleció de hipotermia porque los padres, muy humildes, que viven en una casilla en condiciones muy precarias, no tenían para comprar una garrafa de gas. Están llevando adelante una transferencia brutal de recursos a los sectores de mayor capacidad contributiva sin un programa de contención social, y le quieren hacer creer a la sociedad que los derechos que teníamos sólo van a ser posibles si tenemos dinero en el bolsillo para poder pagarlos.

–Varios gremios estatales hicieron acuerdos semestrales con la provincia. ¿Cómo les fue?

–Los sueldos quedaron relegados, especialmente los estatales, como ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), Soeme (Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación), Udocba (Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires)... Nosotros también estamos pidiendo una recomposición; ya hay una convocatoria del gobierno para que el 7 de julio se reúna la comisión técnica salarial.

–¿Qué aumento reclaman los docentes?

–El primer tramo de nuestro acuerdo ya quedó licuado, por debajo de la inflación de estos meses.

–Fueron de los que lograron los mejores acuerdos con el Estado...

–Sí, llegamos casi al 35 en la provincia. Pero si se toma en cuenta el primer tramo del aumento, que fue el 21 por ciento, eso ya quedó licuado, quedamos por debajo. Ahora viene otro tramo del aumento, de casi un 14 por ciento, pero la inflación interanual está dando el 40,5 por ciento.

–¿Cuánto van a pedir, entonces?

–No está definido todavía. Esta semana estamos terminando un estudio sobre el impacto del aumento de tarifas, que ha sido altísimo sobre los sueldos de los docentes y estatales, en algunos casos del 30 y 40 por ciento de los salarios, si se suman las boletas de la luz, el gas y el transporte. Por otra parte, queremos que las sumas que están por afuera del salario básico se incorporen. Esta es nuestra eterna discusión: los docentes con antigüedad, los de escuelas rurales, los que tienen cargos jerárquicos, cobran sus bonificaciones de acuerdo al básico. Por eso necesitamos que no haya sumas que se paguen por afuera.