La decisión del Ministerio de Educación de la Ciudad afecta a los trabajadores que garantizaban la implementación del programa de reparto de computadoras en escuelas técnicas. Además de echarlos, el gobierno porteño les debe tres meses de sueldo.

El Ministerio de Educación porteño despidió por mail a unos 80 trabajadores del Plan Conectar Igualdad, a los que les quedó debiendo tres meses de sueldo. Esta sucesión de maltratos les tocó a los administradores de red del programa en las escuelas técnicas de la ciudad, a los que, poco antes de echarlos, el gobierno había convocado para seguir con sus tareas garantizándoles la continuidad laboral. El argumento que les dan ahora es que por un tema presupuestario habrá otra organización del trabajo. Tras los despidos, a algunos los convocaron para ofrecerles continuar por un sueldo menor y como monotributistas.

Los cesanteados garantizaban la implementación pedagógica y técnica del sistema de netbooks en las escuelas industriales desde 2012. Su lugar de trabajo son las escuelas industriales, donde se ocupan del mantenimiento y la tareas administrativas para que el programa funcione, como la carga de pedidos, el desbloqueo y bloqueo de las computadoras, el cableado de los edificios, el mantenimiento del servidor escolar.
“Recibí un mail en el que me comunicaron que 31 de marzo cierran el programa de administradores de red, sin más información”, contó a PáginaI12 Martín Gómez, uno de los despedidos. “Estamos además hace tres meses sin cobrar los sueldos. Yo fui contratado a mediados del año pasado; en las entrevistas para emplearme, me dijeron que iba a tener obra social y aportes, pero como recibo de sueldo me dieron una hoja en la que sólo figura cuánto me depositan”, denunció. “Tampoco me permitieron quedarme con una copia del contrato de trabajo.”

El programa Conectar Igualdad, renombrado como Plan Nacional de Educación Digital, viene siendo desmantelado año a año por la gestión macrista. En 2016, el gobierno desmanteló el Plan Nacional de Inclusión Digital Educativa (Pnide), la pata pedagógica del programa de distribución de computadoras a los alumnos de escuelas públicas. En 2017, recortó parte de su presupuesto. En 2018 volvió a podarlo, reduciendo en un 43 por ciento sus fondos. 

Los trabajadores afectados hicieron tres marchas al Ministerio de Educación porteño e intentaron abrir, sin resultados concretos, una mesa de negociaciones por su continuidad laboral.

“La mayor parte de los despedidos tenemos antigüedad. Muchos están en el programa desde su creación”, detalló Leandro Bruchieri, delegado de los trabajadores del Programa, que sindicalmente están organizados en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera). El gremio prepara un pedido de amparo que presentará en las próximas horas. 

“El cierre del programa es una decisión política en el marco del ajuste, ya que los fondos para este programa están garantizados por la Ley de Educación Técnica. Hay además determinaciones del Consejo Federal de Educación que dan origen y financiamiento a nuestros cargos. Este año tenemos un contrato por tres meses; esa es una decisión de la Ciudad de Buenos Aires totalmente ilegal, porque la ley plantea que nuestros contratos no pueden ser por menos de once meses. Están manejando todo con una arbitrariedad absoluta y con él único fin de recortar el gasto público en la ciudad, así como hay otras jurisdicciones donde lo recortaron con despidos en el Hospital Posadas o en Fabricaciones Militares. Es parte de una política de gobierno”. 

Bruchieri agregó que a los pocos despedidos que el ministerio convocó para seguir trabajando les ofrecieron “ser técnicos itinerantes, ocupándose de varios colegios, pero sin viáticos, con menos sueldo y en una condición de mayor precariedad contractual, como monotributistas”.

Fuente: Página/12

Portada del sitio || Enfoque || Ochenta despedidos por mail