La máxima dirigente de la docencia pública explicó el paro del jueves con el argumento de que “se viene desinvirtiendo este año y en 2017 en todo lo que tiene que ver con infraestructura, salarios docentes y escuela de educación técnica”.

“Si se vota el presupuesto que el Gobierno está planteando, va a ser un presupuesto de ajuste con menor inversión educativa”, aseguró a PáginaI12 la secretaria general de la Central de Trabajadores de la Educación (Ctera) Sonia Alesso, de cara al Paro Nacional Docente que se llevará a cabo el próximo jueves 13 de septiembre en defensa del presupuesto educativo 2019. Bajo la consigna “La educación pública está en peligro”, los docentes de todo el país marcharán desde el Palacio Pizzurno hacia el Congreso de la Nación en rechazo al ajuste presupuestario para el sistema público de educación, que el Gobierno profundizará en 2019 en busca del déficit cero, según denuncian los gremios. Además del rechazo al proyecto de presupuesto educativo que prepara el Gobierno, los docentes reclaman entre otras reivindicaciones la reapertura de las paritarias, la continuidad del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), mejoras edilicias en escuelas. La huelga fue convocada por la Ctera, UDA, Sadop y también por los sindicatos de profesores universitarios, que el viernes finalmente acordaron una recomposición salarial del 26 por ciento pero resolvieron continuar con el plan de lucha contra el ajuste del gobierno y el FMI por mayor presupuesto universitario. 

–¿Cuáles son los puntos que plantean para realizar el Paro Nacional Docente del 13 de septiembre? 
–El paro del día 13 es un paro nacional docente que desde Ctera convocamos en función del ingreso al tratamiento del presupuesto a nivel nacional y fundamentalmente en defensa del presupuesto educativo. Lo que nosotros estamos alertando es que el prepuesto está planteado con una reducción. El Gobierno pretende sacar el Fondo Nacional de Incentivo Docente y transferírselo a las provincias, quitándolo de la responsabilidad del Estado nacional y ser cogarante de la educación. Se viene desinvirtiendo en el último año y en el año anterior en todo lo que tiene que ver con infraestructura, salarios docentes y escuela de educación técnica. Es un presupuesto planteado en términos de ajuste, del ajuste requerido por el Fondo Monetario Internacional que va a traer una situación grave para las escuelas y por eso el paro nacional alertando a los legisladores para que realmente se discutan leyes que tengan que ver con las necesidades de la comunidad educativa que se traducen en garantizar el incentivo docente, el fondo compensador, la ley de financiamiento educativo, la paritaria nacional docente, infraestructura escolar adecuada y becas para nuestros estudiantes.

–¿Cómo continúa el conflicto salarial docente?
–En la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad no está cerrado todavía ya que los docentes siguen exigiendo que se aumente la pauta salarial y que se convoque a paritarias. Eso también sucede en otras provincias. Es vergonzoso que el gobierno siga ofreciendo un aumento del 15 o 19 por ciento, cuando se sabe que va a haber una inflación del 42 por ciento. Es un conflicto que continúa en todo el país porque además se empezó a discutir con un presupuesto que primero era del 10 por ciento de inflación, después a la semana fue del 15 por ciento y después al mes era el 20. Y ahora el propio gobierno reconoce que va a haber una inflación del 42 cuando todavía no se sabe con certeza si va a ser del 42. Estamos hablando de 4 veces lo que el propio gobierno pautó a principio de año. De febrero a esta parte, el gobierno cambió seis veces la pauta inflacionaria, lo cual es gravísimo.

–¿Evalúan que después del paro el Gobierno va a volver a convocar a paritarias?
–Ojalá que se convoque, porque al no enviar el Fondo de la Soja y al disminuir el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) va a generar también problemas en todas las provincias de la Argentina. Por un lado, esperamos que el Gobierno escuche y que convoque a paritarias y por el otro lado también alertamos a los legisladores a que no voten un presupuesto de ajuste con menor inversión educativa.

–¿En qué estado se encuentra el tema de la infraestructura escolar?
–A medida que la inversión educativa disminuye por supuesto que el tema de la infraestructura escolar es grave. En ese sentido, en el caso de la provincia de Buenos Aires hay 840 escuelas que todavía están con problemas graves de infraestructura. También hay otras provincias con problemas edilicios. Es un tema grave y el Gobierno no está tomando conciencia de la dimensión que tiene. A medida que la inversión educativa disminuye empiezan a aparecer estas situaciones, no solamente de salarios sino de condiciones de trabajo. Creo que la terrible muerte de Sandra y de Rubén en la escuela Nº49 de Moreno expresa lo que pasa cuando hay problemas de infraestructura o de desinversión educativa, que no es solo un tema de los docentes sino que además afecta a la comunidad educativa en su conjunto.

Fuente: Página/12

Portada del sitio || Enfoque || “Paramos en alerta por la educación”