Los maestros porteños anunciarán mañana qué día de la semana harán huelga y los bonaerenses ya confirmaron que no darán clases el jueves. También pararán los docentes de Santa Fe y Neuquén. Ctera convocó una jornada nacional de protesta para pasado mañana.

Abril arranca con nuevos paros docentes. Los maestros de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Neuquén y de la Capital Federal retomarán esta semana las medidas de fuerza contra el techo salarial que el Gobierno pretende imponer en las negociaciones paritarias. En la mayoría de los distritos del país, las propuestas oficiales continúan sin moverse del 15 o el 16 por ciento en tres tramos, contra una previsión inflacionaria anual que los dirigentes gremiales estiman ya en 25 puntos. 

De los 24 distritos del país –23 provincias y la CABA– en 15 todavía hay conflictos docentes irresueltos. Esta situación coincide con un nuevo aniversario del asesinato de Carlos Fuentealba, ocurrido durante una represión a una marcha de maestros en Neuquén, el 4 de abril de 2007. Para este miércoles 4 la Ctera llamó a una jornada de protesta nacional en reclamo de justicia y con una agenda de temas sindicales, como la apertura de la paritaria nacional y por una nueva ley de financiamiento educativo. 
Ese día en las escuelas de Neuquén no habrá clases. 

El jueves 5 harán paro los docentes públicos de la provincia de Buenos Aires: los dos sindicatos mayoritarios del sector –el Suteba y la FEB– realizarán una huelga de 24 horas en conjunto con otros trabajadores del Estado. La medida de fuerza afectará el funcionamiento de los hospitales, los tribunales y la administración pública. Estatales, docentes, trabajadores de la salud y judiciales van a marchar además hasta el despacho de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

En la provincia, la decisión de Cambiemos de bajar el poder adquisitivo de los sueldos tiene en conflicto a todo el arco de los trabajadores del sector público. El problema que denuncian no es sólo el de la imposición de un techo a los aumentos salariales, sino que, con excepción de los docentes, ninguno de los gremios de trabajadores de la órbita del Estado han sido convocados a comenzar las negociaciones de este año. Mientras esto sucede, continúan los despidos por el ajuste a la inversión pública. 

Con este mismo esquema de apoyo mutuo, en la Ciudad de Buenos Aires los docentes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera) también van esta semana a una protesta con trabajadores que dependen, de manera directa o indirecta, del Estado, como los judiciales (Sitraju), los metrodelegados del subterráneo (Agtsyp), los recolectores de residuos (Camioneros) y los cooperativistas de la CTEP. Las organizaciones tienen previsto reunirse mañana para fijar la fecha de la jornada de lucha, que en el caso de los docentes será con paro. Los días que se barajan para la huelga son el jueves o el viernes.

“El día del paro lo decidimos el martes, porque nosotros ya tenemos resuelto desde febrero un paro por 24 horas en el caso que la propuesta no rompiera el techo del 15 por ciento y no lo rompió”, dijo Eduardo López, secretario general de UTE. “El problema –agregó– es (Mauricio) Macri, porque le pone un techo al salario.” 

Mientras la gobernación bonaerense y el gobierno porteño vienen manteniendo el 15 por ciento como tope de sus propuestas de aumento salarial, sin cláusula gatillo, en Santa Fe, el gobernador socialista Miguel Lifschitz propuso a los maestros un 16 por ciento de incremento con cláusula de recomposición automática en caso de que la inflación supere el acuerdo. Los docentes de Amsafé, el gremio de las escuelas públicas que es conducido por Sonia Alesso, la titular de Ctera, rechazó esta oferta y llamó a un paro de 48 horas para el miércoles y el jueves. En esta provincia los maestros también se acercaron a los estatales para realizar juntos la medida de fuerza. 

Preparándose para un conflicto largo, la Ctera ya anunció que las actividades de reclamo van a continuar en la semana del 9 al 13 de abril con asambleas en las escuelas de todo el país, con el objetivo de debatir el recorte del gasto destinado a la educación. Marzo fue un mes de cierre de aulas –la gobernación bonaerense dio la señal de largada con los casos de las escuelas rurales y del Delta–, bajas de sedes del plan Fines y jubilaciones de oficio para los maestros, todo enmarcado en la reducción de la inversión educativo. Así las cosas, la Ctera ya decidió que durante el mes de abril hará una segunda Marcha Federal Educativa que, como la del año anterior, partirá de varios puntos del interior del país para recorrer las provincias y confluir en una concentración frente a la Casa Rosada. 

Fuente: Página/12

Portada del sitio || Enfoque || Paros contra el techo salarial