Eva Analía De Jesús, es Higui quien fue excarcelada en el día de ayer, luego de haber permanecido presa durante ocho meses, por haberse defendido de una patota que quiso “disciplinarla" por su condición de lesbiana, moliéndola a palos e intentando violarla como parte del “correctivo”.

La historia de Higui, no reunió las condiciones atractivas que demandan los grandes medios de comunicación para publicarla en su agenda, como ha sucedido en otras oportunidades, en este caso, la historia de Higui, pasó desapercibida. Es más, sus características hasta resultan irritantes para los cánones patriarcales que rigen también lo noticiable. Higui es lesbiana, pobre y mató a uno de sus atacantes en legítima defensa. Hay algo más, la sucesión de hechos que rodean su historia, deja totalmente expuesto al machismo patriarcal imperante en estamentos como las fuerzas de seguridad y el poder judicial.

Como sucedió con el caso de Belén en Tucumán, la historia de Higui llegó al movimiento de mujeres y a colectivos LGBTI de boca en boca, generando acciones en red y junto al reclamo de Libertad para Milagro Sala, se transformó en una de las banderas centrales en la última marcha por "Ni Una Menos” del 3 de Junio.

Fueron estos movimientos sociales los que se hicieron cargo de la historia de Higui, la hicieron visible y exigieron justicia. Por eso, su liberación es un paso más conquistado a través de la organización, la lucha y la movilización. Estamos movilizadas, estamos unidas para luchar contra quienes cercenan nuestros derechos. Estamos de pie para ir por más!

Portada del sitio || Secretaría de Género || La Historia de Higui