JPEG - 139.1 KB

Entrevista en Radio Madre. Los debates que la sociedad necesita no deben envilecerse.

16:43 - 4 diciembre 2014

Entrevista en Radio Madre. Los debates que la sociedad necesita no deben envilecerse.

16:41 - 4 diciembre 2014

Portada del sitio || Opinión || Consejo del Salario

Publicado el 2 de Agosto de 2011

Por Pedro Wasiejko Comisión Salario Mínimo CTA.

Este será el octavo año en el que se reunirá el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil. Si bien la convocatoria ininterrumpida de este organismo desde 2004 es un elemento a destacar, es imprescindible que de una vez por todas deje de ser un encuentro anual y comience a funcionar de manera regular. Es la única forma en la que se podrá cumplir con la función real para la que fue creado.

No es redundante recordar los objetivos para los que fue creado este ámbito tripartito. Determinar el valor del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVyM); establecer los mínimos y máximos del seguro de desempleo; realizar estudios sobre la situación sectorial que permitan conocer las posibilidades de reinserción laboral y las necesidades de formación profesional; formular recomendaciones para la elaboración de políticas y programas de empleo y formación profesional; proponer medidas para incrementar la producción y la productividad y fijar los lineamientos, metodología, pautas y normas para la definición de una canasta básica que se convierta en un elemento de referencia para la determinación del salario mínimo.

Está claro que, en la medida en que los encuentros se produzcan tan sólo una vez al año, estas tareas son imposibles de implementar. En tanto no se profundicen las políticas para combatir el trabajo en negro y se establezca el valor real de la canasta, la modificación del salario mínimo tiene un impacto parcial.

El Consejo del Salario es realmente una herramienta y una instancia sumamente significativa para impulsar una experiencia de concertación de todos los sectores productivos a favor de un proceso de redistribución justa de los ingresos y de reindustrialización en el país. Es primordial incorporar a la agenda la situación no sólo de los trabajadores formales sino también de la fuerza laboral precarizada, de los trabajadores estatales municipales y provinciales como además de los que perciben un Plan Jefas y Jefes que termina, en definitiva, siendo el piso del salario mínimo en la cotidianeidad. Esperamos que comience a trabajar en pleno en sus comisiones y en toda su complejidad en busca de otra Argentina, trascendiendo acuerdos coyunturales.

Publicada en el diario Tiempo Argentino