El lunes 27 se conoció el fallo del Superior Tribunal de Tucumán que finalmente absolvió a Belén, la joven tucumana que estuvo casi tres años injustamente presa.

Ella llega al hospital con un aborto espontáneo y sale de allí directamente hacia la cárcel, con una acusación de homicidio agravado por el vínculo. En agosto del año pasado se logró su libertad, gracias a la solidaridad y la gran cantidad de denuncias tanto a nivel nacional como internacion de su injusta detención. El Comité de DDHH de la ONU se expidió reclamando a nuestro país por la libertad de Belén, junto a otros organismos que se manifestaron en el mismo sentido.

Belén lloró cuando se enteró, nos cuenta su abogada, y nosotras sentimos la emoción compartida, con ella, con Sole Deza que estuvo al frente de su defensa, con todas las compañeras y compañeros de la multisectorial que militaron con tanta fuerza la denuncia de tamaña injusticia. Belén fue víctima de un sistema de salud y judicial que la discriminó por ser pobre y mujer. Fue condenada previamente por el personal que la atendió, que tal cual señala la sentencia no respetó su derecho a la confidencialidad, ni a la intimidad, ni tuvo la posiblidad de recibir una defensa oportuna en el juicio. Jamás fue escuchada, hasta el momento en que el caso se conoció por parte del movimiento de mujeres de Tucumán, que a partir de allí, hizo posible revertir esta historia de injusticias.

Ahora es necesario que se cumpla con la reparación para esta joven que estuvo casi tres años detenida arbitrariamente, pero también las medidas de no repetición. El Tribunal señaló la necesidad de formación de sus agentes, además de cambiar las formas de actuación del personal de salud y de seguridad. Hay instrumentos adecuados para hacerlo, necesitamos de un compromiso activo del poder Ejecutivo y Judicial de la Provincia de Tucumán para dejar atrás prácticas discriminatorias hacia las mujeres en el acceso a la salud. El Protocolo para la atención de los abortos legales del Ministerio de Salud de la Nación y la plena implementación del programa de salud sexual y reproductiva son las herramientas. Sabemos que hay un movimiento de mujeres y social, que seguirá atento y vigilante de que esto suceda.

Portada del sitio || Secretaría de Género || Absolución para Belén: un triunfo de los derechos humanos de las mujeres