Una vez más, en esta oportunidad el 10 de abril, el trío más mentado: Moyano, Barrionuevo y Micheli, convoca a “Paro Nacional”. Al terceto se le sumó un cuarto protagonista, un luchador clasista, un auténtico piquetero, el que sostuvo “que mejor es especular que producir”, defensor de la propiedad de la tierra en pocas manos, los silobolsas son parte de la propiedad privada y ellos deciden.

Es el que apoya al paro del trío más mentado porque “de algún modo coincidimos en los reclamos”. Nuestro cuarto mosquetero es Luis Miguel Etchevere, presidente de la Sociedad Rural Argentina.

No es casual que confluyan; todos sueñan y alguno es funcional al retorno de las políticas neoliberales de los 90, sí, a las de Menem, Cavallo, la Alianza y Duhalde.

Uno encabeza la Mesa Sindical Massa Presidente, se dice Celeste y Blanco, pero su jefe político prefiere las relaciones carnales de la dependencia.

Otro de los del trío sostuvo que el ingeniero Mauricio Macri es quien ha mejorado más que nadie a los trabajadores. ¿ Se referirá al Responsable de la apaleada a los pacientes del Borda, trabajadores, periodistas, vecinos, legisladores?. Fue el 26 de abril del año pasado y la tarea estuvo a cargo de los “trabajadores” de la Policía Metropolitana. ¿Al que avaló la demolición del dispositivo de Salud Mental N°19 del Hospital Borda con represión?. ¿Al que a los compañeros dirigentes y delegados procesó con la justicia que responde a los ricos y famosos? O, tal vez, ¿al que impuso la inscripción on line que le jodió la vida a los papás y pibes de la escuela pública donde van los hijos de los trabajadores? El mismo que costó millonadas y dejó pibes sin escuelas o el que quería encerrar en latas de sardinas. El que aumentó el subte y lo sigue aumentando golpeando el bolsillo y la vida y encima para continuar viajando mal. El que apaleó a los más humildes en el Indoamericano. ¿Eso serán las pregonadas mejoras a los trabajadores y trabajadoras?

Este paro sólo le va a servir a los patrones, a los ruralistas y a los banqueros y a sus políticas destituyentes, por eso los medios que los expresan lo apoyan calurosamente, también quienes les descontaron el 13% a los jubilados y a los estatales, los que reivindican a la dictadura, y todos aquellos que disfrazados de corderos son los lobos del neoliberalismo y la dependencia nacional. Nosotros no nos equivocamos, podemos ver avances y retrocesos en el Proyecto Nacional, Popular y Latinoamericanista nacido al calor de la Rebelión Popular de diciembre del 2001.

Sabemos también que hay muchos que recitan lealtades pero abogan por las mismas salidas neoliberales. Quisieron impedir la lucha de los maestros con conciliación obligatoria, descuento de salarios y judicialización de la protesta, al igual que el presentismo, cuyo significado no es otro que cambiar dinero por salud. Fueron 17 días de lucha justa en defensa de la escuela pública, del salario y de las aspiraciones de los maestros para profundizar el cambio para no retroceder, teniendo claro cuál es el enemigo principal de los trabajadores y el pueblo, sosteniendo la autonomía de clase, pensando permanentemente en los pibes y los papás, estrechando los lazos de siempre con la comunidad educativa, resolviendo en asamblea los pasos a seguir con unidad, solidaridad y organización. Por eso ganaron. Porque los guió el ejemplo de la Carpa Blanca, el espíritu de lucha de Eduardo Requena, Isauro Arancibia, Marina Vilte y Carlos Fuentealba. Porque su lucha también expresa el pensamiento de Paulo Freire, quien sostuvo que: “Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que enseña a obedecer”. Por eso ganaron. Porque sintieron como propio aquello de que “llorar es un sentimiento, mentir un pecado” y porque un maestro que no abrace a los pibes no merece ser maestro. Por eso también ganaron.

A los cuatro jinetes del apocalipsis neoliberal les decimos: “el 10 de abril NO paramos”, porque como sostuvo Germán Abdala: “No se necesita tener mucho conocimiento para saber que si te felicita la Sociedad Rural, te pasaste de bando”.

Portada del sitio || Enfoque || Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis y el paro del 10 de abril