GIF - 689.3 KB

Adherimos al acuerdo para la Nueva Policía de la Ciudad, un tema realmente sensible que precisa una discusión exhaustiva en la @LegisCABA.

13:05 - 28 septiembre 2016

Lula no necesita montajes, tiene la Lealtad de su Pueblo.

14:43 - 27 septiembre 2016

A 2 años de Ayotzinapa: Memoria, Verdad y Justicia por los 43 estudiantes desaparecidos y asesinados por Fuerzas Policiales #Mexiconosduele

13:50 - 26 septiembre 2016

Firmamos la solicitada pidiéndole al juez Claudio Bonadio que #EntreguenLasCunitas, para que los privilegiados sigan siendo los niños.

13:50 - 26 septiembre 2016

Portada del sitio || La Central || “Paz, Pan y Trabajo”

La movilización del 30 de marzo de 1982 fue la mayor expresión de lucha obrera, realizada durante la dictadura cívico militar que sufrió nuestro país entre los años 1976-1983. Convocados por la CGT, cuyo secretario general era Saúl Ubaldini y bajo la consigna "Paz, Pan y Trabajo", miles de jóvenes y trabajadores ganaron la calle, y se dirigieron a Plaza de Mayo.

La crisis económica y la movilización, motivó al Ministerio del Interior aducir que la CGT no había solicitado la autorización correspondiente para realizar la marcha y que los actos podían ser utilizados para producir alteraciones a la seguridad y el orden público, a la vez que recordaba que seis dirigentes sindicales, entre ellos Saúl Ubaldini, se encontraban procesados por haber declarado una huelga general el 22 de julio de 1981.

La Plaza de Mayo fue cercada por un fuerte dispositivo; se cortó el puente Pueyrredón con carros de asalto y un fuerte cordón policial. Se reprimió duramente las concentraciones que se efectuaron en los alrededores de Tribunales y en el puerto; por primera vez, empleados y funcionarios de la zona céntrica de Buenos Aires, arrojaban desde balcones y ventanas todo tipo de proyectiles contra los elementos de la represión.

Durante seis horas el centro porteño fue escenario del enfrentamiento entre los trabajadores y la policía. La movilización también se extendió a Mendoza, Rosario, Neuquén y Mar del Plata. Hubo miles de detenidos en todo el país, un dirigente obrero mendocino muerto y centenares de heridos.

Una vez más el movimiento obrero argentino, que venía resistiendo desde siempre, en dictaduras y en democracia, debió recurrir a las medidas de fuerza como presión para conquistar sus reivindicaciones más sentidas.

Nuestro recuerdo a esa histórica jornada y a todos los que participaron activamente en esa primera marcha, hito en la recuperación de la democracia argentina.