Desde el disparador del primer 3J, el femicidio de Chiara Páez y el impulso de decirse “Nos están matando”, las marchas de NUM fueron abarcando mayor cantidad de reclamos. Hoy, el aborto legal, seguro y gratuito forma parte central del acto.

Una vez más, el grito colectivo contra la violencia machista y patriarcal. Como cada 3 de junio desde el 2015, las calles y las plazas de todo el país se cubren de marea feminista y el movimiento de mujeres, lesbianas, trans y travestis vuelve a decir basta de femicidios y travesticidios. Se cumplieron tres años de aquella primera marcha que tuvo su origen días después del femicidio de Chiara Páez, que tenía 14 años, estaba embarazada y vivía en Rufino, Santa Fe, cuando su novio la mató a golpes y la enterró en el patio de la casa. “Nos están matando” fue el impulso para salir a la calle, y el llamado de un grupo de periodistas, escritoras, artistas y activistas a concentrarse frente al Congreso de la Nación bastó para desbordar las calles de esta ciudad y de las ciudades de todas las provincias del país.

Fue la rabia atragantada por tantas injusticias lo que consolidó esta transformación colectiva para frenar la violencia machista, violencia que también genera las políticas de ajuste que aplica este gobierno, que profundiza desigualdades, vulnera derechos y oprime a las mujeres. Aquel 3 de junio de 2015, el feminismo se reconfiguró. No solo se visibilizaron femicidios como el de Melina Romero, Lola Chomnalez, Natalia Rocha, Paola Rodríguez, Mariana Llamazare, Agustina Salinas; y tantas mujeres más. Fue también una toma de conciencia de las posibilidades de organización, movilización y construcción política que había por delante para el movimiento feminista. Por eso, desde esa primera marea que salió a las calles hasta hoy, el entramado de mujeres, lesbianas, travestis y trans de comunidades y territorios diversos se movilizan para desarmar la cultura machista que se encuentra en la base de todas las violencias y vuelve a exigirle al Estado que promueva y haga efectivas las políticas públicas que son necesarias para erradicarlas.

En el marco de la convocatoria nacional #NiUnaMenos, las marchas empezaron ayer en algunas ciudades y continúan hoy en otras, como Buenos Aires, donde las compañeras de #NiUnaMenos invitan a concentrarse en Piedras y Avenida de Mayo a las 16, para marchar desde allí hasta el Congreso y terminar con un pañuelazo. Luci Cavallero, integrante de NUM dice: “Este año proliferaron actividades múltiples y heterogéneas. Hay marchas y hay también otro tipo de propuestas, como charlas en las plazas de los barrios o pañuelazos, porque este 3J está absolutamente atravesado por el reclamo del aborto legal, seguro y gratuito. En asamblea se decidió que este #NiUnaMenoss fuera 3 y 4 de junio. Ayer hubo actividades y hoy se marcha. Y marchamos hoy sobre todo para marcar el carácter opositor del movimiento feminista, para interrumpir el tráfico, para potenciar en la calle la discusión parlamentaria sobre la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, y para denunciar que las mujeres, lesbianas, travestis y trans somos las que más sufrimos las consecuencias del ajuste.”

En la mayoría de las provincias las actividades se hicieron ayer. Se marchó en Rosario, en Santa Fe, en Puerto Madryn, en San Miguel (provincia de Buenos Aires) y también en Uruguay, porque este movimiento se ha extendido a otros países como Paraguay, Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, España e Italia. Desde Puerto Madryn, las colectivas feministas realizaron una intervención en la playa, donde escribieron con sus cuerpos la frase “Aborto Ya”. Alejandra Tolosa referente feminista de esa ciudad dice: “Muchas mujeres que no pertenecían a ninguna organización sintieron la necesidad de recurrir a su colectivo para organizarse. Se buscaron entre pares y hoy son más de treinta los colectivos que se conformaron de docentes, músicas, psicólogas, psicólogas sociales, estudiantes e investigadoras, cineastas, trabajadoras del Estado, actrices, fotógrafas, escritoras, poetas, abogadas, e ilustradoras”. En San Miguel, la activista trans Violeta Alegre, oriunda de Gran Bourg, convocó a compañeras que no estaban nucleadas en organizaciones o espacios políticos. Antes de marchar desde la plaza San Miguel hasta la plaza Muñiz, hubo artivismo junto a compañeras de la Diplomatura en Géneros, Políticas y Participación de la Universidad de General Sarmiento, donde Violeta es docente del módulo de diversidad junto con Marlene Wayar y Sebastián Zoroastro. Violeta sostiene que es fundamental descentralizar, “porque la mayoría de las actividades se dan en CABA”. Y subraya: “Este #NiUnaMenos es un encuentro entre quienes venimos activando desde los espacios en los que participamos: universidades, organizaciones, colectivas, etcétera”. En ese sentido, Violeta rescata el encuentro con otras y la importancia que tiene ocupar espacios: “Todas somos un eslabón desde donde estemos y la interpelación al vernos en espacios que hace unos años era impensados que ocupemos, es un hecho. No podemos negar que también es resistencia, es ampliar el horizonte de un feminismo que, en muchos casos, es apropiado por ‘la identidad mujer’. Por eso, ampliarnos a femineidades y a masculinidades no hegemónicas (mujeres, trans y travestis) es una parte y un aporte fundamental que necesita el feminismo para continuar con reivindicaciones concretas y específicas. Este #NiUnaMenos reúne esos eslabones y nos convierte en cadenas que se extienden y se potencian para que el margen de movimiento se posicione en horizontes mucho más amplios y transformadores”.

A días de la discusión en el Congreso de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, resuena más que nunca #NiUnaMenos por Abortos Clandestinos. La movilización de hoy será desde Plaza de Mayo hasta el Congreso. Yanina Waldhorn, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito cuenta que la columna saldrá de Avenida de Mayo y 9 de Julio a las 17. “Llevaremos la bandera común, y se suman a nuestra columna muchas de las colectivas que se conformaron en las cartas abiertas por el Derecho al Aborto, como cirqueras, actrices, murgueras y poetas”. Agrega: “Este 4 de junio es muy especial porque venimos de dos meses en los que por primera vez se está discutiendo el aborto en el Congreso. Y vamos a mostrar toda la fuerza, porque todos estos #NiUnaMenos son también ‘Sin Aborto Legal no hay NiUnaMenos’. Todo el movimiento feminista y de mujeres considera y consideró que nosotras tenemos que encabezar este reclamo de cara a Plaza de Mayo que termina en el Congreso, donde le vamos a poner toda la expectativa para que el 13 de junio empiece la primera gran batalla en Diputados y sigamos en Senadores hasta que el aborto sea legal, seguro y gratuito”.

En provincias como Entre Ríos y Tucumán, la convocatoria también es para hoy. El colectivo #NiUnaMeno de Concepción del Uruguay comienza la jornada a las 14 con una radio abierta, talleres y charlas. A las 17 será la marcha y lectura del documento único. “Volveremos a tomar las calles en contra de la violencia machista. Marcharemos en Plaza Ramírez para reafirmar que vivas nos queremos”, cuentan desde allá.

De nuevo en CABA, Mónica Macha, del Frente de Mujeres de Unidad Ciudadana dice: “Nos disponemos a marchar en contra de estas políticas económicas y sociales, en contra del acuerdo con el FMI, que son temas de nuestra agenda feminista y con toda la expectativa también de lograr la media sanción del proyecto de legalización del aborto el 13 de junio. En ese sentido, la instancia de la marcha de hoy va a estar muy en sintonía con esta demanda histórica que venimos teniendo las mujeres para contar con esta ley muy pronto. Con esa expectativa, con la organización de siempre y con la pasión que significa haber logrado entre todas nosotras que el feminismo tenga el lugar que tiene hoy en la política nacional y en la política mundial”.

El movimiento feminista inunda las calles para revertir las prácticas que buscan disciplinar las libertades de mujeres, lesbianas, trans y travestis, y garantizar el derecho de las personas con capacidad de gestar a decidir sobre sus cuerpos y proyectos de vida. Una conquista que no se hubiera dado sin décadas de trabajo y militancia de todo el movimiento de mujeres.

Fuente: Página/12


Portada del sitio || Enfoque || Por un nuevo grito que desborde