GIF - 689.3 KB

Pareciera que en vez de un país @mauriciomacri preside un simulacro a escala de la Argentina, que los asesores le inventan.

14:54 - 23 septiembre 2016

Con @CFKArgentina, tras la fructífera reunión hoy en el @inst_PATRIAar entre la ex Presidenta y la Mesa Nacional de la @CTAok.

14:51 - 23 septiembre 2016

Mientras tanto en el Central Park de Nueva York, el Presidente de la Nación se mostró sumamente preocupado por la Inflación y los Despidos.

14:47 - 23 septiembre 2016

Dirigentes de la Mesa Nacional de la @CTAok nos reunimos hoy con @CFKArgentina para discutir la Problemática Social, Económica y Laboral.

14:45 - 23 septiembre 2016

Portada del sitio || Secretaria Internacional || Protesta frente a la Embajada de Paraguay en la Argentina

La CTA de los Trabajadores, junto a la Confederación Sindical Internacional (CSI), la Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA), la CGT y la CTA Autónoma estuvieron presentes en la Jornada Internacional de Acción en Solidaridad con el Pueblo y los Trabajadores de Paraguay. Dicha acción se desarrolló el 15 de septiembre, frente a las Embajadas de Paraguay en varios países del mundo.

Ante la aplicación de políticas neoliberales en perjuicio de la clase trabajadora paraguaya se manifestó el movimiento sindical del mundo

En Argentina las tres Centrales Sindicales se manifestaron frente a la Embajada de Paraguay junto a Victor Baez, Secretario General de la CSA. Los dirigentes Sindicales hicieron entrega de una carta firmada por la tres Centrales argentinas expresando los reclamos frente a las políticas que van en detrimento de la clase trabajadora y del pueblo de Paraguay en su conjunto.

Andrés Larisgoitia, Director de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA de los Trabajadores sostuvo: “En Paraguay existe una situación sumamente grave, de no respeto por ninguna de las normativas en defensa de los trabajadores, ni libertad sindical, despidos, explotación laboral, abusos de poder y tratos inhumanos, entre otros”.

Luego explicó: “Existe un caso extremadamente grave que es el despido de compañeros de la Línea de Colectivo N° 49 quienes intentaron crear un sindicato para luchar por el cumplimiento de sus derechos laborales y por la mejora de las condiciones de trabajo de todos los empleados de la empresa. Ante esto, hace aproximadamente un mes, que los trabajadores de la empresa de transporte están reclamando crucificados (literalmente) frente a la empresa de colectivos y el Ministerio de Trabajo. Es una situación muy grave, ya que el Ministerio no los recibe y el gobierno paraguayo muestra una total falta de voluntad política para atender las denuncias de los trabajadores despedidos”.

“También existen compañeros del aeropuerto de Asunción que fueron despedidos. Creemos que quieren privatizar el aeropuerto y por eso hay un fenómeno de despidos de los/as compañeros/as que defienden un aeropuerto público y nacional”, sostuvo Larisgoitia.

Desde la CTA de los Trabajadores ya hemos estado presentes en la brutal represión que sufrieron nuestros compañeros paraguayos el pasado 26 de agosto a manos de la policía contra la pacífica manifestación realizada frente al Ministerio del Trabajo, hiriendo con balines de goma y otras armas a hombres y mujeres que demandaban al gobierno reivindicaciones laborales e incluso golpeando violentamente a los trabajadores.

Los trabajadores reclamamos:
Contra las políticas neoliberales que se vienen aplicando en perjuicio de los derechos e intereses de la clase trabajadora.
Contra los procesos de privatización, cuyos resultados desastrosos en América Latina han demostrado que fueron un gran negocio para unos pocos y dejaron de lado los intereses de las naciones.
Por la instalación de un modelo económico. Productivo y agrológico que esté al servicio de las grandes mayorías.
Por la reforma tributaria que hagan tributar a las grandes corporaciones nacionales e internacionales. Por el respeto y promoción de la libertad sindical, la negociación colectiva y la huelga.
Por un reajuste salarial y control de precios de la canasta básica.
Por educación y salud gratuitas y de calidad.
Por la generación de empleos decentes y contra la tercerización y los contratos precarios.
Por el aumento de la cobertura de la seguridad social y su reconocimiento como derecho humano.

La solidaridad sindical internacional puede hacer la diferencia.