Tras la explosión en la escuela Nº 49 Nicolás Avellaneda de Moreno que se cobró la vida de la vicedirectora y el auxiliar, miembros de la comunidad educativa y los gremios agrupados en el Frente de Unidad Docente marcharon por el centro de la ciudad hasta las puertas del Consejo Escolar local para exigir respuestas por parte del gobierno provincial de María Eugenia Vidal y después continuaron hasta la municipalidad.

El titular de Suteba, Roberto Baradel, le dijo a este diario mientras marchaba ayer a la tarde con miles de manifestantes que “había seis denuncias hechas por problemas en la instalación de gas y no resolvieron nada”, y recordó que “hace más de un mes y medio hicimos un carpetazo donde le entregamos a la gobernadora y a Gabriel Sánchez Zinny (titular de la cartera educativa bonaerense), todas las denuncias por problemas de infraestructura de las escuelas, y no nos escucharon”. Advirtió que “estas muertes no pueden quedar impunes”.

La marcha que congregó desde docentes de la escuela y de todo el conurbano bonaerense a madres, padres, estudiantes, partidos y organizaciones sociales, arrancó pasada las 13 de la plaza Fuentealba, y atravesó el centro local para confluir en el Consejo Escolar, el organismo responsable de garantizar las condiciones edilicias, que tiene desde octubre del año pasado un interventor designado por el gobierno provincial.

Pasadas las 13.30, los manifestantes avanzaron por la avenida Libertad para enfilar después por Victorica hacia la puerta del Consejo donde realizaron un acto en el que fueron tomando la palabra desde compañeros de las víctimas, a referentes sociales y gremiales.

El docente Pablo Fernández contó a este diario que “el principal reclamo es para que haya justicia y que el gobierno se haga cargo de la infraestructura escolar. Si esto no pasó antes es porque hubo suerte”, remarcó el docente, que, además, explicó que “en Moreno el Consejo está intervenido desde el año pasado y no hace nada. Y lo que se invierte desde la provincia es nulo”.

Los manifestantes recordaron que se habían hecho varias denuncias ante el Consejo Escolar y ante la dirección de Infraestructura provincial y que, inclusive el miércoles, ante el fuerte olor a gas que invadía el establecimiento, sus autoridades reiteraron su reclamo al Consejo Escolar, cuyos inspectores visitaron la escuela una vez finalizadas las clases y se retiraron poco después.

Mientras la marcha avanzaba hacia el Consejo, Baradel recordó a PáginaI12 que “ya había denuncias hechas por la escuela. Y hace un mes y medio hicimos el carpetazo”, con relación a las 107 páginas que reúnen los problemas de infraestructura de las escuelas bonaerenses, donde figuran otros 46 establecimientos con irregularidades y problemas en el suministro de gas. “Le entregamos toda la información y la repetimos en cada reunión. El gobierno tenía pleno conocimiento de la situación y no hicieron nada.”

El dirigente remarcó que “estamos repudiando estas muertes que se podrían haber evitado, y haciendo responsable a la gobernadora, y exigiendo que declaren la emergencia edilicia y educativa”.

Los docentes de Moreno fueron acompañados por movilizaciones similares en La Matanza, La Plata, Ituzaingó y Luján. En todos los casos, denunciaron la responsabilidad de Vidal y de su director de Cultura y Educación, Hernán Sánchez Zinny.

Fuente: Página/12

Portada del sitio || Enfoque || Repudio y marcha