Desde el Comité por la Libertad de Milagro Sala, presente en más de 60 ciudades del país, en Latinoamerica, Europa, EEUU y Canadá, hoy, 16 de enero de 2017, como desde hace un año venimos a reiterar que la detención de Milagro Sala es arbitraria, injusta e ilegal; es también una persecución y ataque a la organización social Túpac Amaru que ella lidera. Pero, no es sólo eso. La situación de Jujuy, está diseñada para instituir esta experiencia represiva, en modelo de disciplinamiento de los sectores populares y un laboratorio para la represión a las organizaciones sociales. Algo que resulta indispensable para una alianza de gobierno que sueña con un país para muy pocos. Lo podemos ver en las más de 800 violaciones a los derechos humanos que se produjeron en el país el año pasado, recopiladas y documentadas por el observatorio de DDHH de la CTA. Se palpa en las imágenes de los últimos días: en tramas de balas de goma, de plomo, palos, en la búsqueda de dividir la lucha de los sectores populares, con especial ensañamiento en la violencia contra los pueblos originarios, como fue la feroz represión en la provincia de Chubut contra la comunidad mapuche Lof en Resistencia del departamento de Cushamen. Comunidad a la que hacemos llegar toda nuestra solidaridad.

No es casualidad, Milagro Sala es una líder de los sectores sociales más postergados, es mujer, pero además es indígena; triple condición de discriminación, que la instituye en un botín que Morales entrega al poder oligárgico de Jujuy y la Argentina. No nos confudimos, el gobierno nacional es cómplice de esta situación.

El 27 de octubre de 2016, el Grupo de Trabajo contra las detenciones arbitrarias de Naciones Unidas comunicó al gobierno de Macri la Resolución 31/2016 en la que exige “la liberación inmediata de Milagro Sala, la reparación económica por el daño sufrido y la investigación de los responsables de que esto haya sucedido”. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y la Comisión Interamericana de DDHH reclamó al gobierno argentino que cumpla con esta resolución. La respuesta, hasta la fecha, ratifica la falta de independencia de poderes en Jujuy, Morales dijo: "nada de lo que han dicho los organismos internacionales modifica la decisión que tenemos de mantener presa a Milagro Sala". "No voy a liberar a esa mujer". El gobierno nacional es responsable de colocar a nuestro país en la lista de los Estados que violan los derechos humanos.

Toda esta zaga de in-justicia se siguió escribiendo en los 2 bochornosos fallos que condenaron a Milagro a fin del año pasado. Primero en la causa x la protesta contra Morales, en la que Milagro no participó; y luego en el juicio contravencional por el acampe, que primero fue excusa para su detención y ahora para una condena de proscripción de participación política y social contra Milagro Sala, que extralimita los alcances del mismo código Jujeño. Y no casualmente la proscribe de participar tres año y tres meses, casi el mismo tiempo que resta del mandato del actual gobernador.
“El poder judicial de Jujuy es un espantajo, una caricatura de sí mismo”, en una sucesión indisimulada de parcialidad y persecución producto del juicio y la condena previa se realizan un sinfín de actos viciados de toda legalidad: -detención por una protesta- allanamientos violentos, - persecución física y psicológica – aprietes a testigos – instauración de un sistema de delaciones: quiénes declaran contra la Tupac quedan libres y reciben favores del poder. Quiénes no ceden al chantaje, son perseguidos, estigmatizados, judicializados, encarcelados.

A esto se suma la función indispensable del escarnio mediático, erigiendo una estigmatización sobre Milagro, mujer e indígena y sobre la organización popular que fundó y lidera, como una marca con hierro candente, que construye sentido común. Para una gran parte de esta sociedad “se robó todo”, “es una organización violenta, armada”, en el paroxismo del relato se llegó a escribir en letras de molde “organización paramilitar”, absurdo que no puede demostrarse ni siquiera denunciarse en las causas armadas en su contra. Sólo relato para justificar condenas irrisorias, las dos concretadas este fin de año y las que vendrán. Milagro dijo, hace pocos días, al ser anoticiada de la elevación a juicio oral de una nueva causa en su contra: ahorremos tiempo y dinero del Estado, díganme ya cuál es mi condena. Hacemos nuestras sus palabras, porque todos los procesos judiciales abiertos en la provincia de Jujuy están viciados de nulidad. En la Provincia de Jujuy se ha instalado un estado de excepción, que ha suspendido el estado de derecho, situación que cuenta con la complicidad explícita del gobierno Nacional.

La última semana de diciembre con estupor escuchamos la condena contra Milagro, del Tribunal Oral Federal de Jujuy, en la a tres años de prisión en suspenso como instigadora de una protesta contra Morales en el Colegio Profesional de Ciencias Económicas de San Salvador, en este acto, a un año de la detención de Milagro queremos anunciar que luego de conocer los fundamentos el 3 de febrero, vamos a promover una denuncia penal, cuanto menos, contra “El Cochinillo” René Arellano, Cristina Noemí Chauque, el abogado de Morales Luciano Rivas y el propio Contador Gerardo Morales por el escándalo jurídico e institucional que significa que un gobernador junto con sus abogados haya inventado un testigo al que le pagaron con contratos y transferencias económicas para que mintiera en un juicio penal contra Milagro Sala y así posibilitar su condena. No se trata sólo de un testigo que mintió, se trata de un testigo que fue aportado por los abogados de Morales sabiendo que era un falso testigo. El propio Morales le pagó al testigo con un contrato a él, con contratos a su hijo y a la pareja de su hijo, con transferencias de sumas dinerarias a las cooperativas del falso testigo y de su familia. Esto es escandaloso y compromete directamente al estado de derecho. Esto será denunciado ante la justicia y los organismos internacionales.

Hoy, a 365 días de su injusta detención, nos duele Milagro presa; nos duelen Graciela López, Mirta Guerreros, Mirta Ayzama, Alberto Cardozo, Javier Nievas y Gladys Díaz. Nos duele e indigna la represión en Chubut, nos duelen los 91.000 mil despidos del 2016 de trabajadores del sector formal y tanto otros de la informalidad, nos duele que se trate a los trabajadores como desechos, como excremento, a los pibes como chorros, a la educación como agencia de entrenamiento. Nos duele y rebela esta argentina cada vez más desigual, cada vez menos democrática.

A pesar de todo hoy, en pleno enero, estamos acá, en la casa de la Tupac Amaru, a un año de la detención injusta, arbitraria e ilegal de Milagro Sala. A pesar de todas las diferencias, hoy estamos acá juntos para movilizarnos con el optimismo de la voluntad de enfrentar la injusticia, con la fuerza para agrandar ese abrazo solidario y extenderlo por todo el país y el mundo en pos de la libertad. Porque hoy hacemos más grande ese grito de Libertad a Milagro Sala, Libertad a todos los presos y presas políticos de la Tupac!

Por último queremos compartir el tuit que Milagro Sala escribió los últimos minutos libre, premonitorio: en este momento la política de Morales viene a detenerme, esto es como una dictadura

Estela Díaz

Portada del sitio || Secretaría de Género || Un año Milagro Sala presa política, un año con menos democracia en argentina