La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto se reunió con diputadas, asesores, artistas y organismos de derechos humanos. Habrá conferencia de prensa y manifestación el próximo martes.

Mientras afuera ya se comenzaba a palpitar el clima mundialista por el partido de la selección argentina, puertas adentro del Senado las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Libre, Seguro y Gratuito mantuvieron su primera reunión de cara al tratamiento del proyecto aprobado la semana pasada en la Cámara Baja. Durante el encuentro con diputadas, asesores legislativos, artistas y referentes de organismos de derechos humanos acordaron convocar a una conferencia de prensa para el martes a las 12 y a un pañuelazo federal para ese mismo día a las 18 horas, cuando estén reunidos los jefes de bloque de la Cámara alta. El objetivo es evitar que los grupos opositores al proyecto, encabezados por la vicepresidenta Gabriela Michetti, consigan dilatar el tratamiento y lograr que el tema se vote en el recinto lo antes posible.

El salón Moreno-Frondizi del anexo del Senado estaba lleno. Desde poco antes de las 12 habían comenzado a llegar varias de las diputadas de distintos partidos que fueron clave para lograr la media sanción. Araceli Ferreyra (Movimiento Evita), Carla Carrizo (Evolución), Romina del Pla (FIT-PO), Nathalia González Seligra (FIT-PTS) y Silvia Lospenatto (PRO), compartieron mesa junto a figuras históricas del feminismo como la abogada Nelly Minyersky, artistas como Alejandra Darín y Lola Berthet y los referentes del CELS, Gastón Chillier y de Amnistía Internacional, Mariela Belski. También había ex legisladoras como María Elena Barbagelata, Elena Corregido, Marcela Durrieu y la concejala del Frente Renovador, Malena Galmarini.

El proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que obtuvo 129 votos a favor y 125 en contra en la Cámara de Diputados ingresó formalmente al Senado el martes. Michetti, ferviente opositora al proyecto, ya había avisado que sería ella (y no la secretaría parlamentaria) quien resolviera los giros a comisión. Fuentes del Senado adelantaban que la idea de la vicepresidenta era ampliar el giro a más de 2 comisiones, lo que atentaba contra la posibilidad de obtener dictamen de mayoría y avanzar rápidamente con el tratamiento. Hasta ayer al mediodía, las únicas dos comisiones que seguro intervendrían eran la de Salud, encabezada por el radical Mario Fiad, y la de Justicia y Asuntos Penales, a cargo del peronista Pedro Guastavino. Por la tarde, luego de la reunión de la Campaña, llegó la noticia de que se incorporarían también Presupuesto y Hacienda, liderada por Esteban Bullrich y Asuntos Constitucionales, por el salteño Rodolfo Urtubey.

“Nuestro objetivo es lograr que el aborto se trate lo antes posible, sin obstáculos ni demoras, porque ya llevamos 13 años de campaña nacional y en los últimos meses ha habido un debate amplio, con más de 700 expositoras y expositores en el Congreso Nacional, que desplegaron argumentos. En este tiempo se hizo evidente que la sociedad argentina está preparada y que nos acompaña en este reclamo, y la movilización del pasado miércoles fue contundente, con más de un millón de personas en la calle. Esperamos que el Senado escuche este reclamo y avance hacia la sanción definitiva de la ley sin más postergaciones”, afirmó Victoria Tesoriero, una de las integrantes de la campaña, quien tras conocerse la decisión de Michetti repudió “la clara maniobra dilatoria” .

Las diputadas también coincidieron en la importancia de evitar que se postergue el tratamiento del tema. Ferreyra destacó que fue la enorme movilización del colectivo de mujeres “lo que a la larga movió el amperímetro” para lograr la sanción en Diputados, mientras que Lospennato agregó que el proceso en la Cámara Alta debería ser mucho más corto ya que lo que se debería debatir son las dudas que pueda generar el proyecto aprobado. “Mientras nos demoramos se siguen muriendo cada día más mujeres en abortos clandestinos”, alertó Del Pla, quien además sentenció que “es crucial la separación de la Iglesia y el Estado”. Carrizo llamó a hacer “más política”, definió el tema como un debate nacional y aconsejó que se identifiquen a distintos referentes provinciales para dar también el debate en los territorios de los respectivos senadores.

Fuente: Página/12

Portada del sitio || Enfoque || Vuelve el pañuelazo