La conmemoración del 9º Aniversario del No al ALCA contó con una delegación de referentes de América Latina y el Caribe. Paraguay, Brasil, Uruguay, Chile, Venezuela y Cuba dijeron presente. Aquí, los testimonios de dirigentes y representantes que esbozaron un balance a nueve años de aquella gesta histórica y aportaron sus puntos de vista sobre cómo podemos construir más integración.

Bernardo Rojas, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (Paraguay)

Recuerdo felizmente este día porque hace nueve años estuve justamente en Mar del Plata, con una importante delegación de paraguayos que veníamos a reafirmar nuestro compromiso de lucha y de combate contra el ALCA. Recuerdo que también hubo un tren, encabezado por grandes luchadores y por el astro del fútbol argentino, que es Maradona. Hoy me toca hacer este mismo viaje que es placentero y comprometido también. Mi presencia es la reafirmación de nuestro compromiso de lucha y solidaridad con todos los pueblos de Latinoamérica en contra de todos los intentos de dominación y sometimiento por parte del imperio. En ese sentido, venimos a reafirmar nuestro compromiso y seguir sosteniendo y defendiendo un proyecto de desarrollo nacional y popular para toda América Latina.

Nosotros estamos intentando fortalecer una central obrera combativa, clasista, democrática para que sea un referente importante de los trabajadores del Paraguay y a través de ella sumarnos al consenso latinoamericano con un internacionalismo de compromiso, acción y defensa conjunta. Porque no solamente estamos amenazados en Paraguay sino todos los países de América Latina. En Paraguay es más delicada la situación porque se ha instalado en el poder la narcopolítica, al servicio de los grandes intereses capitalistas y en la presidencia está un empresario de antecedentes no muy claros y con una intención dictatorial. Un hombre prepotente y avasallante. Un periodista que venía denunciando todos los avances de la narcopolítica fue asesinado recientemente. Entonces, está un poco difícil y tenemos que defendernos conjuntamente porque es un peligro no sólo para Paraguay sino para la región. Por eso decimos que cada día tenemos que fortalecer más los lazos de amistad y hermandad entre los pueblos, a pesar de que con el pueblo argentino tenemos un lazo de amistad histórico, pero tenemos que seguir por ese rumbo, fundamentalmente las organizaciones sindicales que estamos nucleados en la CSA y la CSI. También ampliar relaciones con otras centrales obreras que pertenezcan a otras corrientes ideológicas, pero desde ahí construir un movimiento unido y solidario.

Eric Campos. Presidente de los Trabajadores del Metro de Santiago. Consejero nacional de la Central Unitaria de Trabajadores (Chile)

La CUT chilena está en proceso de rearticulación en la perspectiva que planteaba Néstor Kirchner hace nueve años. Nosotros no le estamos diciendo no al ALCA sino que también le estamos diciendo no al neoliberalismo. Ahora, lo que hemos puesto como contraparte es decirle sí a los proyectos de desarrollo nacional y desde ahí nos solidarizamos con el gobierno de Argentina, Brasil, Ecuador y también el de Bolivia. Nos parece que la lucha de los trabajadores chilenos hoy día está dada por reformar el código de trabajo, heredado de Pinochet, que devuelva el poder a los sindicatos y que devuelva el poder de negociación colectiva a los trabajadores. Así como hace nueve años le dijeron no al ALCA, hoy día vuelven a levantarse con dignidad y le dicen no a los fondos buitres. Me parece relevante esta segunda independencia que se empieza a construir desde hace más de diez años en Latinoamérica y ahora cobra vigencia en esta lucha que nos legaran Néstor Kirchner y por supuesto también Hugo Chávez.

Es importante que los movimientos sociales de los países de Latinoamérica empiecen a interrelacionarse de manera más dinámica, porque sólo de esa manera vamos a poder definir estrategias comunes, que por cierto también deberían estar vinculadas a ganar espacios de poder en el Estado, porque sólo reformando el Estado vamos a poder implementar proyectos de desarrollo nacional que pongan en el centro los intereses de los trabajadores y trabajadoras.

Manuel Oroño y José Luis Porto. Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria PIT-CNT (Uruguay)

Manuel Oroño: Recuerdo con mucho cariño que en aquel momento vinimos en un ómnibus unos cuarenta compañeros del sindicato y participamos en todas las actividades. Creo que el primer balance importante tiene que ver con la capacidad de síntesis que hubo en organizaciones sindicales, vinculadas con los gobiernos, en torno a un primer gran principio que tiene que ver con la unidad latinoamericana y con la libertad con la que los latinoamericanos debemos llevar adelante en nuestros países, independientemente de lo que nos quieran imponer desde el norte. Esto como primer gran jalón. A partir de allí empezaron a sucederse en Latinoamérica una serie de presidentes progresistas, populares, que se enmarcaron en ese gran proyecto latinoamericano y que además permitió entrelazar más a los pueblos, algo que no es menor luego de haber sido divididos pro 500 años. Lo más importante a decir es que trabajadores y gobiernos, junto a personalidades que hay que destacarlas y que nos dejaron su legado, fueron capaces de hacer esa articulación y de plantarnos fuerte contra el ALCA y por la independencia y con la perspectiva de una construcción latinoamericana, con base en las propuestas de los trabajadores, confrontando con el imperialismo a través de un proyecto liberador.

José Luis Porto: Construimos más integración con este tipo de actividades, que colaboran en que no olvidemos y tengamos memoria sobre estos acontecimientos. Estos nueve años conmemoran una derrota a los planes del imperialismo. Es un paso más a la unidad latinoamericana. Habemos gente de muchos lugares de América Latina hoy acá, viajando hacia Mar del Plata y eso es otra colaboración más en cuanto a la construcción de unidad. Organizar actividades donde nos encontremos, más allá de difundir nuestras proclamas e ideas, es importantísimo fundamentalmente encontrarnos. Creo que esa es la manera de construir más integración real.

Junéia Batista. Central Unitaria dos Trabalhadores (Brasil)

El fin del ALCA construyó que estos países consigan tener una integración regional. Tenemos mucho que caminar aún, pero hasta ahora América Latina es una región que consiguió acabar con el imperio del norte sobre el sur. Pienso que tenemos que tener relaciones con otros continentes, sur-sur, para que podamos salir de la pobreza. Tenemos una crisis mundial, Europa sigue devastada. Pero ¿quiénes? Grecia, Irlanda, Portugal, España. Los otros continúan tranquilos, Francia, Alemania, Suiza. Me parece que en Latinoamérica estamos enseñando a hacer el camino para la liberación de los pueblos. Quiero decir que la región de América Latina, con los gobiernos de izquierda que vienen ganando en la región, siento que la reducción de la pobreza es la manifestación de la dignidad del pueblo. Estamos ganando, con proyectos más populares, más democráticos.

Yo soy sindicalista y creo que este tipo de integración debe ser promovida por los sindicatos, los movimientos sociales, movimientos que tenemos que convocar y nada de eso va a funcionar si no trabajamos con la juventud. Si no, no vamos a tener futuro. En la última elección en Brasil, gran parte de la juventud apoyó a Dilma, que ganó las elecciones. Pero la otra parte de la juventud, que se vio beneficiada con los proyectos sociales de transferencia de la renta, no saben de esa historia. Entonces, es necesario informar a los jóvenes.

Raimundo Navarro Fernández. Miembro del Secretariado Nacional de la Central de Trabajadores (Cuba)

La Central de Trabajadores de Cuba me mandató a estar aquí, junto a ustedes, a los trabajadores argentinos, en este noveno aniversario del No al ALCA, primero porque la Central de Trabajadores de Cuba fue un escenario propicio de socialización de lo que era el ALCA, como proyecto imperialista. Por tanto, el noveno aniversario lo interpretamos como una continuidad de lucha de los trabajadores y los pueblos, contra ese proyecto anexionista de ese proyecto de absorción de la economía por parte del imperio. Para hacer un balance tenemos que remitirnos a la historia del objetivo que persigue el imperialismo yanky. Desde años remotos, hasta nuestros días, precisamente se ha tratado de la hegemonía de ese imperialismo. Su objetivo fundamental era ampliar el neoliberalismo en la región, absorver las economías débiles de América Latina, convertirla en su tras patio más cercano, para devorar las economías y profundizar las desigualdades sociales, la injusticia, el desempleo, el hambre y la miseria. Haberle dicho No al ALCA es haber frenado el neoliberalismo en la región, que no implica que no esté presente, pero fue un freno a profundizar esas diferencias, esa pobreza y esa explotación que tenía el pueblo latinoamericano. Otro de los elementos fundamentales que perseguía el ALCA era frenar los procesos de integración en la región, que ya venían avanzando. Haber frenado al ALCA le dio paso a que los pueblos de América Latina nos diéramos cuenta que no era lo mismo absorción de economía y complementariedad. Que es lo que nos pasa con el ALBA, el UNASUR y la CELAC. Son procesos de complementariedad, donde puede haber una nivelación, con apoyo de unos países a otros. Por ejemplo, hoy existe una Operación Milagro, un Yo Sí Puedo, iniciativas que tienen que ver con la salud y la educación. O que más de58.000 médicos cubanos estén en más de 72 países, eso es el proceso de integración. Por tanto, para el movimiento sindical, y ahí nosotros los sindicalistas, debemos debatir en este noveno aniversario, indiscutiblemente es llegar a la integración pero para eso es necesario que haya unidad e identificación en un proyecto político. Porque nos da la unidad, es la identificación de un proyecto político, porque así los trabajadores de los pueblos nos van a identificar más por un proyecto que por un liderazgo. Y en segundo lugar, identificar nuestro enemigo, que es el imperialismo, el capitalismo feroz que siempre ha seguido ese mismo objetivo. Por lo tanto nosotros, la Central de Trabajadores de Cuba que este año está cumpliendo 75 años de unidad, es importante la unidad y también la solidaridad, como elemento altruista y desinteresado de los pueblos. El ejemplo es el pueblo argentino con Cuba, en la lucha contra el bloqueo, por la liberación de los cinco héroes. Lo que acaba de pasar en Naciones Unidas, que 188 naciones le dijeron No al bloqueo contra Cuba, creo que son ejemplos y principios del ser humano que debemos seguir adelante.

Arnoldo Olivares, primer secretario del Área de Política y Movimientos Sociales, embajada de Venezuela.

Era una necesidad para los países latinoamericanos y del Caribe ponerle un freno al ALCA. En el seno de Latinoamérica se venían dando movimientos nuevos y gobiernos en donde el pueblo estaba asumiendo un protagonismo mucho más activo, con lo cual no se podía mantener una relación económica en los términos en que los planteaba el consenso de Washington. Nosotros como venezolanos celebramos ese hecho que se dio aquí en Mar del Plata, Argentina, con la orientación, la presencia, el estímulo y el liderazgo de estos presidentes latinoamericanos, encabezados por Néstor y Fidel, y que al mismo tiempo estuvieron Lula y Evo, que no era presidente pero ya se veía como líder para el hermano pueblo boliviano; estaba también Correa y los compañeros cubanos que toda la vida han estado con nosotros, presentes en esto de buscar mecanismos de libertad a nivel de Latinoamérica, tanto en Fidel como con Raúl. Estaban los compañeros sureños, de Uruguay, de Paraguay. De tal forma de que vivimos un importante gesto, porque definitivamente, a estas alturas, comenzando el siglo XXI, esos sistemas de dominación no pueden seguir estando presentes. Sin embargo el objetivo no se logró. Paramos un sistema de dominación económica y social, por parte de los grandes empresarios y del gobierno norteamericano, que era quien lo impulsaba en nombre de esos sectores. Hoy en día la pelea sigue, la lucha continúa. No tenemos físicamente a Néstor ni al Comandante Chávez, pero los líderes que siguen emergiendo en Latinoamérica y siguen asumiendo el rol de organizar al pueblo, tienen que continuar dando la lucha. Los americanos no se van a quedar tranquilos, van a seguir buscando mecanismos de liberación. Están reimpulsando lo que estamos viendo en Argentina, que son los fondos buitres, que es una forma de dominación a través del sistema más ortodoxo y corrompido, que es el sistema financiero internacional. Pero así como se le dio un freno al ALCA, tengan la seguridad que los países latinoamericanos que han asumido una actitud de solidaridad con el pueblo y el gobierno argentino, vamos a seguir dando la pelea. Estamos en una nueva época política, de protagonismo de los pueblos, que no es más que la integración, la solidaridad y la hermandad entre los países latinoamericanos y del Caribe.

Portada del sitio || Enfoque || CENTRALES SINDICALES LATINOAMERICANAS