Lo que sucedió en México, en el municipio de Iguala, este 26 de septiembre no tuvo nada de casual. El poder político, en complicidad con el poder policial y el poder de un grupo terrorista se unieron para atacar a los estudiantes de una Escuela Normal Rural. 6 personas murieron, 17 resultaron heridas y 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos fueron desaparecidos.

¿Por qué no fue casual? Porque las escuelas normales rurales de México piensan a la Educación como un Derecho Popular y por eso dejan en claro que la Educación debe estar orientada a transformar una sociedad tan violenta como la de los hermanos mexicanos. La mayoría de estos 43 estudiantes que aún están desaparecidos son hijos de familias muy humildes, en uno de los lugares con mayor analfabetismo de ese país.

¿Por qué no fue casual? Porque de esas aulas emergió, por ejemplo, Lucio Cabañas, que en la década del 60 fue el líder del llamado “Partido de los Pobres” y que fuera asesinado en una emboscada del Ejército.

Las escuelas normales mexicanas son vistas como semillero de movimientos que cuestionan un sistema perverso y que no casualmente está tan cerca de Estados Unidos.

Tristemente, los argentinos y las argentinas conocemos de desapariciones forzadas y de un Estado Terrorista, y por eso sentimos como propias las terribles injusticias que sufren nuestros hermanos .

Y por eso nosotros estamos aquí, no sólo recordando ese hecho histórico que fue el NO al ALCA, sino también dejando en claro que en el ahora pedimos que aparezcan con vida los 43 futuros maestros mexicanos y que sean castigados con todo el peso de la ley los autores materiales e intelectuales de un hecho que debería tener en vilo a todo el planeta.

Portada del sitio || Enfoque || ¡Con vida los llevaron, con vida los queremos!