Por Eduardo López y Mariano Denegris

La muerte de Cynthia Choque, una trabajadora de la Ciudad contratada precariamente por la Dirección de Tránsito puso de manifiesto la vulnerabilidad en la que se encuentra una gran cantidad de trabajadores en el distrito más rico del país. Cynthia era una monotributista y cobraba apenas 22.000 pesos por mes. Pero los agentes de tránsito no son los únicos cuyos derechos son violados sistemáticamente por el Gobierno de Rodríguez Larreta. De los 182 mil trabajadores públicos porteños, sólo 46 mil están en planta permanente y tienen los derechos laborales cubiertos en su totalidad.

El “monotributo” como modalidad de contratación es una de las tantas que precarizan el empleo en una ciudad que tiene un nivel de recaudación equiparable al de países europeos. En la cartera educativa, pese a la lucha docente que había logrado incorporar al Estatuto a la mayoría de los programas socioeducativos, aún persistían formas precarias de contratación como FINES, Centro de Actividades Infantiles y Juveniles y Educación No Formal. Sin embargo, en los últimos tres años la flexibilización laboral en educación propia del neoliberalismo aumentó drásticamente con nuevas estrategias. Una de ellas es la tercerización de servicios educativos a empresas o fundaciones. Sin embargo, la principal forma de contratación precaria en el área educativa se dio con el exponencial crecimiento de la “Jornada Extendida”. Esta modalidad se originó para dar cumplimiento a la Ley Nacional de Educación que establecía la ampliación de la jornada escolar para asegurar mayor cantidad de horas de clase de los estudiantes. En la ciudad de Buenos Aires existían desde la década de 1960 las escuelas de Jornada Completa, hecho que diferenciaba positivamente al sistema educativo porteño del resto de las jurisdicciones. En lugar de aprovechar esta ventaja comparativa, el gobierno de Larreta y su ministra de Educación, Soledad Acuña se las ingeniaron para para aplicar un sistema que precarizó los derechos de los docentes, deterioró la calidad educativa y otorgó absoluta discrecionalidad para ejercer diversas formas de clientelismo en la designación de cargos.

El programa Jornada extendida tiene actualmente más de 1200 trabajadores, la mayoría con contratos precarios, sin estabilidad, sin aportes, sin obra social, sin posibilidad de sindicalizarse y con salarios en negro aportados por Nación que representan la mitad de lo que cobra un docente bajo estatuto. A su vez, las autoridades deciden arbitrariamente cambios de sede y horario y utilizan su poder para obligar a los trabajadores a abrir cuentas en redes sociales para publicitar el programa arrobando a la Ministra y a su Director General, Fabián Caponi. Las formas de persecución también asumen prácticas antisindicales ya que a aquellos trabajadores que se afilian a un sindicato no se les renueva el contrato.

En la práctica funciona como un agregado de tres horas por día en contra turno para alumnos y alumnas de entre 11 y 14 años de 162escuelas primarias y 60 secundarias. No articula con las áreas ni programas existentes sino que creó una estructura externa al sistema educativo manejada con absoluta discrecionalidad por el Poder Ejecutivo. Sus docentes no atraviesan concursos ni están regulados por el Estatuto del Docente, salvo excepciones.

El espacio edilicio es otro grave problema de este plan. Como no existe una inversión en infraestructura capaz de garantizar ampliaciones edilicias en las escuelas afectadas, la “jornada extendida” compite por espacios con la escuela común o termina ocupando lugares prestados en clubes o salones que no están preparados para un funcionamiento pedagógico.

Desde la UTE, venimos denunciando está realidad y reclamando la estabilidad de todos los docentes. Sin embargo, el Gobierno ni siquiera aceptó convocar a una mesa de diálogo para tratar el tema.

Hace ya un mes que Rodríguez Larreta permanece oculto a pesar de los graves acontecimientos que se suceden en la Ciudad. La de Cynthia Choque es la tercera muerte en las últimas semanas en el distrito porteño. Antes fueron las de Vicente Ferrer a manos de personal de la empresa COTO y la de Jorge Gómez, asesinado por un Policía de la Ciudad que depende directamente del Jefe de Gobierno. ¿Hasta cuándo va a permanecer Larreta sin hacerse cargo de sus responsabilidades?

* Secretarios General y de Comunicación de UTE.

Portada del sitio || Enfoque || Eduardo López: "La precarización laboral de Larreta también afecta a la educación"