Vivimos tres intensos días de encuentro en La Plata. Fue tal cual se esperaba el más grande la historia. Se renovó en cantidad, pero también en diversidades, temáticas, juventudes y participación.

Las trabajadoras protagonizamos el sábado en el auditorio de la facultad de psicología, la realización de un plenario que contó con más de un millar de asistentes. Había tantas sentadas como paradas, y muchas que desbordaron hacia afuera el salón porque ya no se podía ingresar. Desde la CTA hace varios años que promovemos un momento de plenario y encuentro con las compañeras de todo el país. Este año decidimos hacer pública la convocatoria e invitamos a las compañeras de la Corriente Federal y otros sindicatos a ser parte. La respuesta a la convocatoria superó nuestras expectativas. Fue vibrante, intenso y nos permitió reconocer el crecimiento de la presencia de las trabajadoras organizadas en el Encuentro. A la vez que muestra cómo se profundiza nuestra perspectiva sindical feminista. Este año, al ser electoral, fue también especial la voz y presencia de las candidatas que provienen del movimiento sindical. Estuvo acompañándonos María Rosa Martínez, candidata a diputada nacional, varias candidatas a concejalas y consejeras escolares en la provincia de Buenos Aires del Movimiento Mayo. Así como pudimos escuchar a María Reigada, candidata a senadora provincial, y Claudia Ormaechea, candidata a diputada nacional. El cierre con Rita Segato coronó en una fiesta de reflexión, cantos y alegrías compartidas.

Fuimos en estos días intercambiando sobre las experiencias de los debates en los talleres, que resultaron muy enriquecedores, en especial gracias a la masividad y variedad en las presencias. Así como fue también un momento muy esperado el acto en la Plaza de TODES, que cerró con una foto aérea con el lema humano: feminismo popular para un futuro con TODES.

El domingo a partir de las 18 horas comenzamos la maravillosa marcha, por casi 50 cuadras de la ciudad, que nos permitió protagonizar la movilización más grande de toda la historia de La Plata. Construimos una columna sindical, con nuestra Central, la CTA Autónoma, La Corriente Federal y la CTEP, además de muchos gremios de CGT y agrupaciones estudiantiles –como el MPE- que decidieron como otros años marchar junto a las trabajadoras. Superamos las diez mil personas en nuestra columna, que fue seguida por la del Frente, que tenía más de diez cuadras de recorrido.

Cerramos el lunes en el estado único de La Plata, donde compartimos el grito atronador para proclamar la próxima sede, que será San Luis. A esto siguió el reclamo por el cambio de nombre. Plurinacional y con las disidencias, nos unió en el canto a sectores y grupos, que hasta ese momento en todo el encuentro, sólo habíamos tenido diferencias, pero que en este punto nos reunía en una misma proclama. Escuchar en el escenario a Zulema Enríquez, periodista indígena platense, y a Claudia Vázquez Haro dirigente de OTRANS La Plata, explicando porqué este encuentro ya era plurinacional y de las disidencia, fue un cierre a pura emoción.

Sólo nos quedó ir retirándonos de a poco, mirar los últimos puestos de artesanías que quedaban. Llevarnos un poco más de olor a humo de choripanes. Comprar alguna remera de recuerdo en los remates de última hora. Repasar en los grupos de teléfono que todas las delegaciones estén camino a casa. Y volver, como siempre volver.

(*) Secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA

Portada del sitio || Secretaría de Género || Hacia el 35 Encuentro Plurinacional de mujeres y las disidencias en San Luis