Foto India Rodríguez- Desde Río Turbio – Santa Cruz- Son casi todos pibes, apenas pasan los veinte años muchos de ellos –o ellas. Y han llegado, como suele suceder desde siempre en El Turbio, del interior profundo del país: hay de Jujuy, Formosa o Misiones. Los trae la aventura y sobre todo la posibilidad de un trabajo.

Ya hay entre los componentes mineros de La Germán, tres delegados de mina y ya han comprendido que el compromiso con el proyecto Nacional y Popular pasa por comprometer el alma con la nueva súper usina energética que ya está en la etapa final y que será el elemento fundamental para el cambio y el desarrollo de el sur sur argentino.

En una reunión realizada en el local de los “viejos”, en el Centro de Jubilados de ATE, y donde cada uno de ellos -y ellas- fueron desglosando su visión y esta necesidad de saber que el futuro lo hacen ellos, que el futuro se construye todos los días. La mayoría de los componentes de la Agrupación La Germán no habían tenido ninguna actividad política previa, simplemente los fue juntando la necesidad de intercambiar ideas, conformar una nueva perspectiva militante, sin prejuicios, sin creerse los dueños de la verdad pero dispuestos y unidos bajo una premisa: el Turbio tiene una batalla por delante que es poner en funcionamiento la mina y debe estar abastecida por carbón.

Carbón es la palabra que une.

Una de las compañeras dijo en el encuentro –no podemos llamarlo asamblea porque fue un intercambio de voces, de necesidad de escuchar al otro, de ser escuchado por el otro- dijo: todos sabemos que tanto 28 de Noviembre como Río Turbio viven de la mina. De no existir, de cerrarse la mina de carbón, esto se volvería un desierto en poco tiempo. Yo tengo mi marido, tengo hermanos que trabajan en el Yacimiento, y tenemos una vida tranquila, mis hijos pueden estudiar, no pasamos privaciones, tenemos vivienda. Todo eso nos dio el Yacimiento, entonces ¿Cómo no vamos a luchar porque YCRT siga con todo. Nuestro futuro depende de nuestra voluntad. Y creo, esto nos une, no estamos para pelearnos con nadie sino para unir voluntades y salir adelante. El Turbio es vida”.

Palabras de la compañera. Y durante el encuentro, uno a uno se fueron presentando, y todos hacían referencia a Adonis Rojas, el único “veterano” de la Agrupación y, aunque no llega a los 50 años, quién en un momento cuenta su historia. Y dice: La vida tiene su marca. Yo nací en el Turbio, a los cinco años, por desavenencias familiares, me llevaron para el norte. Estuve militante de joven, anduve por los movimiento sociales, pasando la crisis que en el territorio había producido el neoloberalismo, anduve cerca de los curas del movimiento para la liberación, estuve en la CTA, que era el lugar de referencia del los trabajadores sin trabajo.

Hace unos años, por casualidad me cruzo con Edgardo Depetri –que es nuestro referente político-, y hablando me cuenta de la epopeya de Anusate, de la recuperación del sindicato por parte de los trabajadores. Y le cuento que nací en el Turbio. Y así, me dice que pegue la vuelta, que se necesitan compañeros que se comprometen con el proyecto de este gobierno. Comprometerse con este proyecto Nacional y Popular es, en la Cuenca del Turbio, ponerle el hombro a YCRT. Y trabajo en mina y ahí fui hablando con los pibes. Muchos recién ingresados, que no conocen todavía el oficio de minero, ero avanzan, se van capacitando. Y les digo que hay un vacío en los cuadros sindicales, que el vaciamiento de la mina por parte de Menem y compañía ha dejado un espacio generacional que hay que llenar.

Y en el encuentro en el Centro de Jubilados de ATE, Adonis Rojas insistió en esa propuesta: no hay que tener miedo al compromiso, es más, es necesario.
Y ahí está el grupo de jóvenes y jóvenes madres que también se interesan por ser parte de un proyecto que los contenga y le ayude a poder desarrollar ese potencial de ser el otro que todos tenemos. Y durante el encuentro cada uno fue dando su parecer, muchos todavía sin saber exactamente quién fue Germán Abdala, pero el nombre, el prestigio de Germán los va ayudando a avanzar, a ser parte y estar comprometidos con el yacimiento y sobre todo, con un proyecto de país inclusivo, de un país para todos.

Agrupación La Germán: el futuro lo hacemos nosotros, dicen. Y ese es el camino.

Portada del sitio || Enfoque || La Cuenca del Turbio y una nueva agrupación social y sindical