Representantes de esta Central participaron en la reunión de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, que se realizó en Asunción, Paraguay el 20 y 21 de octubre. Roberto Baradel, secretario general de la CTA bonaerense y Pablo Reyner, secretario de Derechos Humanos de la CTA además fueron invitados al Congreso de la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica.

En la primera actividad, la reunión de la CCSCS, que tuvo lugar en el salón central de la CUT-A, participaron también otras centrales de la región como el PIT-CNT, de Uruguay; la CUT, la UGT y Força Sindical, de Brasil; la UNT de Venezuela y la CTA de los trabajadores, la CTA Autónoma y la CGT provenientes de nuestro país. También estuvieron representantes de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), central obrera de Estados Unidos y Canadá y Joao Felicio, presidente de la Confederación Sindical Internacional.

Una de las discusiones que tuvieron lugar en la plenaria fue sobre los preparativos para la Cumbre de Presidentes del Mercosur, que se realizará en la capital entrerriana en diciembre próximo. También se discutió el presente político de la región y se analizaron las perspectivas frente a posibles cambios de gobiernos. En ese sentido, se llegó a la conclusión de que la Coordinadora va a apoyar a los proyectos nacionales, populares y progresistas del Mercosur. Otro eje de debate fue promover el avance de prácticas en seguridad social para que los trabajadores de la región puedan jubilarse en sus países de origen, con los aportes hechos mientras migraron a trabajar a otro país.

Respecto a la presencia de la CTA en este encuentro, Baradel señaló: “Fue fundamental la presencia de la CTA ya que planteó claramente la necesidad de retomar una agenda con los Presidentes del Mercosur y la elaboración de un documento para presentárselos en el marco de la Cumbre en Entre Ríos y expresar así las demandas, las necesidades y el rol de los trabajadores en los procesos políticos que se dan en Latinoamérica”.

Luego, el 22 y 23, tuvo lugar el IV Congreso ordinario de la CUT-A, en el que participaron todas las organizaciones del Mercosur y también de la Confederación Sindical Nacional de Canadá ;el secretario general de la Confederación Sindical de las Américas, Víctor Báez Mosquera y Valdir Barros, secretario general de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur.

Unos cien delegados de la CUT- A -que cuenta con unos 45.000 afiliados, siendo la más grande de Paraguay- se reunieron para discutir la situación laboral en Paraguay. Allí, el eje central fue la situación caótica de neoliberalismo que sostiene el presidente Horacio Cartes, la grave situación en educación y salud y la evasión a pago de impuestos en el país. Por mencionar un ejemplo, Paraguay es uno de los mayores exportadores de soja del Mercosur y los sojeros tienen una retención del 4%, que no pagan. A través del crecimiento del negocio de la soja devastaron bosques nativos donde además hay pueblos originarios y campesinos que denunciaron amenazas.

Por su parte, Reyner afirmó que “la decisión de la presencia tanto del presidente de la CSI, de la CSA y de la Coordinadora es una expresión de respaldo al sindicalismo paraguayo que no es aceptado por el gobierno de Cartes. Cuando los trabajadores se organizan, el gobierno tarda mucho tiempo en darles reconocimiento; no les dan licencias y echan trabajadores sin motivo. De los trabajadores, el movimiento sindical sólo llega al 6% y la informalidad laboral es del 60%. Las organizaciones sindicales paraguayas necesitan el apoyo de la región”.

Portada del sitio || Enfoque || Para expresar las demandas de los trabajadores del Mercosur