La CTA Chaco de los Trabajadores estuvo presente en las Segundas Jornadas Internacionales sobre Conflictos Sociales y Cuartas Jornadas sobre Problemáticas Sociales en la región del gran Chaco organizadas por las Facultades de Humanidades, Arquitectura y Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Nordeste y CODIUNNE, gremio este que agrupa a los docentes e investigadores de la universidad, integrante además de nuestra CTA.

Las jornadas se llevaron a cabo los días 24, 25 y 26 de junio en la ciudad de Resistencia, Chaco y en las sedes de dichas Facultades organizadoras, las mismas contaron con la asistencia de alumnos, profesores y público en general.

El miércoles 24 de junio dentro de los ejes temáticos de Tierras y Acumulación y en el panel sobre Luchas campesinas en nuestra América Latina disertó nuestro Secretario Adjunto de CTA Chaco, Toto Galván, junto a representantes de Brasil y México en lo que fue la apertura a estas temáticas en las jornadas que duraron tres días consecutivos.

Luego de una síntesis de las distintas luchas que diseñaron desde la independencia de nuestros territorios, la acumulación de la propiedad de la tierra por parte de unos pocos dueños, es lo que determinó de alguna manera un modelo económico que en la actualidad sigue vigente.

Sobre la tenencia de la tierra por parte de quienes la trabajan versó la mayor parte de las exposiciones, ya que el tema de la titularidad del territorio es clave para la producción de alimentos y el trabajo campesino que allí se desarrolla con todo tipo de frutos.

Las familias campesinas son elementos centrales en la producción de alimentos vegetales, animales y productos elaborados en esos lugares, actividades que se desarrollan muchas veces en pequeños espacios y no siempre son de su propiedad. Los alimentos producidos en nuestras tierras, son productos del trabajo de estas familias y esenciales para el consumo humano de todos los días.

La “seguridad alimentaria”, término utilizado por los organismos internacionales, cuando se refieren a la producción de los frutos de la tierra que cada país consume, nosotros, en Chaco, sostenemos que no es lo mismo que “soberanía alimentaria”.

La soberanía alimentaria es la base de una producción de alimentos sanos que conllevan una identidad de la región donde se crean y forman parte de la historia y de la cultura de la misma zona. Esos alimentos llegan a las grandes ciudades para ser consumidos. Para que eso siga ocurriendo nos debemos como sociedad el debate sobre la tenencia de las tierras, ya que las mismas están en pocas manos y la mayoría integran la extensión de terrenos de los agronegocios que quitan toda posibilidad a las familias en el campo y los obligan a un éxodo constante, muchas veces a la periferia de las grandes ciudades agudizando así un problema ya existente sobre la población y la urbanización.

Este es el debate que se debe dar en nuestra sociedad, el de la reforma agraria: Es un debate pendiente en nuestra Patria sobre el reclamo de quiénes trabajan la tierra. Existen grandes extensiones de tierras con características de monocultivo, por ejemplo el de la soja, y que acumulan ganancias exorbitantes, mientras que otros están dispuestos al trabajo, en este caso las familias campesinas, al no ser titulares de los terrenos, sufren la constante marginación de los sistemas económicos productivos.

Estos debates esenciales son los que convocan a estas jornadas, y que de resolverse, también ayudarán a cambios sociales necesarios para que todos disfrutemos del consumo de frutos producto del trabajo sano, además de propender a la unión de los compañeros trabajadores de la ciudad y el campo, teniendo como objetivo que esa porción de tierra sea para quienes la trabajan.

Junto al debate de la reforma agraria y de la tenencia de las tierras, también se bregó desde este encuentro por la necesaria nacionalización del comercio de granos, lo que llevó a plantear la creación de la Junta Nacional de Granos para que el Estado tenga el rol de gestionar y controlar la producción esencial de la tierra y lo que de ella se produce en beneficio de toda la Nación.

Por último se valorizó la aprobación de la reciente Ley de Agricultura Familiar, ley esta de Reparación Histórica en cuanto a los trabajos rurales y a quienes son reales artífices, los trabajadores y trabajadoras del campo. Aunque no cuenta todavía con un presupuesto y su implementación, es de vital importancia que desde el gobierno se haya lanzado un instrumento legal que valorice el trabajo de la agricultura y de sus trabajadores.

Portada del sitio || Enfoque || CTA Chaco: Jornada sobre Conflictos y Problemáticas Sociales